Barclays ve elecciones generales en España como pronto en el segundo semestre de 2019

Natixis ve en los comicios europeos de mayo la gran prueba de fuego de Sánchez

El banco francés cree que el Ejecutivo ha infravalorado el aumento del gasto en las cuentas

Barclays elecciones generales
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. Europa Press

En un momento en el que el Partido Popular de Pablo Casado insiste en la convocatoria de elecciones generales anticipadas en España, Barclays asegura que éstas no se producirán antes del segundo semestre de 2019. 

Desde Natixis consideran que la gran prueba del Gobierno de Pedro Sánchez llegará con las elecciones europeas del 26 de mayo del año que viene, que coincidirán con las municipales y regionales en España. Estos comicios, afirma la entidad "serán la primera prueba a gran escala de la popularidad del Ejecutivo después de un año de gestión del país".

En un informe sobre el borrador de Presupuestos para el año que viene, Barclays reconoce que España continuará liderando el crecimiento de la zona euro pero alerta que está expuesta tanto a los riesgos del proteccionismo económico, como a la deriva política italiana y la subida del petróleo. En opinión de Barclays, el acuerdo alcanzado entre PSOE y Podemos acerca la posibilidad de aprobar las cuentas del año que viene y visualizan, en su escenario central, la aprobación de los Presupuestos gracias al apoyo de partidos nacionalistas.

El banco británico también advierte de que el aumento de gasto ralentizará la reducción de la deuda, del 96,7% sobre el PIB que prevé la entidad a finales de 2018 al 95,3% en 2019. Su estimación de crecimiento del PIB en 2019 es del 2,2%, una décima menos que la del Gobierno.

Natixis, por su parte, apunta que la mejora de los ingresos contemplados en las cuentas es "ambiciosa", mientras que el incremento del gasto estaría siendo "infravalorado" por el Gobierno. En el capítulo de gastos, la firma de análisis destaca el aumento del componente social por la influencia del pacto con Podemos y apunta que la indexación de las pensiones al IPC real, así como la subida del salario mínimo y el aumento del permiso de paternidad, entre otros elementos, tendrán un coste de 4.300 millones de euros. La entidad reconoce además el compromiso del Gobierno con la reducción del déficit fiscal.

Normas