La Bolsa de Arabia Saudí se desploma por los temores a las sanciones de EE UU

El índice, que ha llegado a caer un 7%, modera los descensos al 4%

Trump ha amenazado con represalias por la desaparición del periodista saudí

Imagen de un operador en la Bolsa de Arabia Saudí
Imagen de un operador en la Bolsa de Arabia Saudí AP

Los temores a las sanciones por parte de EE UU a Arabia Saudí tras la desaparición del periodista saudí Jamal Kashoggi se dejan sentir en el mercado. El principal indicador de la Bolsa, que llegó a registrar caídas de hasta el 7%, limití los descensos al 3,51%. Esto no le impide sumar su cuarta sesión consecutiva a la baja. Solo siete valores de los 186 que cotizan en la Bolsa escaparon a las pérdidas. El mismo número de cotizadas registran caídas de hasta el 10% con National Medical Care y Saudi Arabian Refineries como principales exponente. Las ventas de las últimas cuatro sesiones (-8,5%) llevan al índice a decir adiós a las ganancias que registraba en el año y regresa a niveles del pasado diciembre.

La desaparición del periodista The Washington Post el pasado 2 de octubre en Estambul ha generado una gran conmoción en la comunidad internacional. Las sospechas de que Riad se encuentre detrás del suceso, ha llevado a los principales dirigentes a mostrar su enfado. Uno de los más beligerantes está siendo el presidente estadounidense Donald Trump, que ha lanzado una advertencia a las autoridades saudíes. Trump ha amenazado con aplicar sanciones y ejecutar un “severo castigo” si se confirma que el periodista ha sido asesinado por Riad, tal y como recogen los medios de comunicación. “Vamos a llegar al fondo del asunto”, aseguró el magnate estadounidense en una entrevista a la CBS. De momento se desconocen las medidas aplicar. No obstante, Trump ha señalado que sería de "tontos" que EE UU cancelara acuerdos para la venta de armas con el estado del Golfo. 

Arabia Saudí no está dispuesta a quedarse de brazos cruzados y ha subrayado que en caso de ser sancionado, tomará represalias. "El reino asegura que en caso de ser objeto de alguna media, responderá con mayores acciones", afirmó una fuente a la agencia oficial SPA en declaraciones recogidas por Efe. "El reino muestra su total rechazo a cualquier amenaza e intento de socavarlo, sea amenazando con imponer sanciones económicas, usando presiones políticas o repitiendo acusaciones falsas que no debilitarán al reino, sus firmes posiciones y su estatus árabe, islámico e internacional", apuntó.

La desaparición del periodista Kashoggi y sus posibles consecuencias han despertado el nerviosismo entre los inversores que prevén un deterioro de las relaciones con la comunidad internacional. Los hechos se producen a las puertas del foro económico que se celebrará los próximos 23 y 25 de octubre en el país. Dicha cita es considera el Davos del desierto, pero se ha visto empañada por los rumores de asesinatos. Aunque Arabia Saudí ha negado las acusaciones, en los últimos días varios patrocinadores e invitados han cancelado su asistencia al encuentro. El presidente del Banco Mundial. Jim Yong Kim, así como las cadenas estadounidense CNBC, CNN y la agencia Bloombergn han confirmado su ausencia.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, afirmó el sábado que continúa adelante con su agenda aunque mostró su repulsa a lo sucedido y señaló que estaba "horrorizada" por las informaciones que están conociendo.

Khashoggi desapareció el 2 de octubre en la embajada de Arabia Saudí en Estambul. El periodista, que tradicionalmente había mantenido una  estrecha relación con la monarquía saudí, comenzó a distanciarse de ella tras la llegada al poder del príncipe heredero, Mohamed bin Salman.

El país del Golfo es uno de los mayores productores de crudo del mundo. Analistas consultados por Bloomberg señalan que la aplicación de sanciones a las exportaciones de petróleo como las que a partir del próximo mes de noviembre entrarán en vigor en Irán es mucho más complicado. Esto no impedirá que en los próximos días el mercado de materias primas se vea sacudido.

El Brent, que en lo que va de año sube un 20% y se sitúa en los 80 dólares, podría experimentar fuertes oscilaciones. Cualquier intento de recortar la capacidad de bombeo del país del Golfo podría acelerar las subidas y aproximar al barril de crudo a los 100 dólares. Esto se produce en un momento en el que Trump ha instado a la OPEP a que eleve su producción. Las subidas del oro negro generarían presiones inflacionistas, pudiendo llevar a la Fed a pisar el acelerador en el proceso de subida de tipos, ahora que los mercados emergentes están empezando a sufrir por el incremento de los costes de financiación y la fortaleza del dólar.

Normas