El Ibex pone en precio el acuerdo de PSOE y Podemos: pierde un 1,2% y se desmarca de Wall Street

El índice profundiza los mínimos de 2016

La deuda española apenas registra movimiento

Pantalla de la Bolsa de Madrid
Pantalla de la Bolsa de Madrid EFE

Wall Street decidió cambiar las pérdidas por las alzas en la recta final de la semana. El S&P 500 ha cerrado con un alza del1,37%%; y el Dow Jones, del 1,15%, mientras el Nasdaq ha subido finalmente un 2,29%. Estos avances limitan las pérdidas semanales al 3% (para el S&P 500 y el Nasdaq) y del 4%, para el Dow Jones. Son las mayores desde marzo, cuando el escándalo por la filtración de datos de Facebook y un repunte de las rentabilidades en el mercado de deuda estadounidense, activaron el primer aviso de corrección.

IBEX 35 8.892,10 0,03%
EUR x USD 1,1516 0,559%
Petroleo Brent 80,170 1,110%

Estos avances limitan las pérdidas semanales en la Bolsa de Nueva York al 3% (para el S&P 500 y el Nasdaq) y del 4%, para el Dow Jones. Son las mayores desde marzo, cuando el escándalo por la filtración de datos de Facebook y un repunte de las rentabilidades en el mercado de deuda estadounidense, activaron el primer aviso de corrección.

Sin embargo, el Ibex 35 no pudo sumarse a esta tendencia y dejó el exterior para dirigir la mirada a la política nacional. Después de que el jueves se hiciera público el acuerdo entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Unidos Podemos, los inversores pusieron en precio las medidas acordadas con el sector energético en el centro de toda las miras. La decisión de ambas formaciones de poner fin a la sobrerretribución que reciben estas firmas llevó al selectivo español a caer un 1,18% el viernes. En los últimos cinco días las pérdidas se amplían al 3,8% y lleva al índice español a firmar su peor semana desde febrero.

"Los inversores han recogido con nerviosismo el acuerdo entre PSOE y Podemos sobre los Presupuestos Generales del Estado que, de aprobarse, elevaría el gasto público en 5.000 millones con un claro efecto en el déficit público. Este último foco de incertidumbre es el que ha llevado al Ibex 35 a desmarcarse del resto de índices europeos (las caídas fueron más moderadas), profundizando en los mínimos de 2016", afirma Sergio Puente, analista de XTB.

Los valores más castigados de la sesión fueron las energéticas por las intenciones del Ejecutivo de poner freno a los beneficios que reciben del mercado mayorista determinadas tecnologías como la hidráulica o la nuclear. Esos beneficios irán destinados a abaratar la factura de la luz. Endesa  lideró los recortes (-4%), seguido por Acciona (-3,97%), Iberdrola (-3,44%) y Enagás (-2,93%). Pero no solo el eléctrico cotizó el nerviosismo de los presupuestos. De hecho, solo nueve de las 35 cotizadas que integran el selectivo escaparon a los recortes. Meliá (1,97%), ArcelorMittal (-1,35%) y Grifols (-1,36%) se desmarcaron de la corriente bajista en una jornada en la que el FMI lamentó que no se aproveche las épocas de bonanza económica para aplicar medidas de política fiscal contracíclicas.

El resto de Bolsas europeas, que durante gran parte de la jornada registraron ascensos, no aguantaron la presión y concluyeron la jornada con caídas cercanas al 0,5%. Estos descensos moderados no impidieron mitigar las pérdidas de una semana en la que la corrección de la Bolsa estadounidense ha vuelto a traer a primera línea el lema de que cuando Wall Street estornuda, Europa se resfría. El Mib, lastrado por las intenciones populistas del Ejecutivo, volvió a ser el farolillo rojo tras registrar una caída del 5,28%. Le siguió el Dax, con un descenso del 4,88%, afectado por la rebaja de las previsiones de crecimiento del Gobierno de Ángela Merkel, el FTSE británico (-4,38%) y el Cac francés (-4,91%).

Al otro lado del Atlántico, y después de los descensos motivados por el alza de las rentabilidades en el mercado de deuda, los inversores deciden cambiar de tercio y poner la mirada en la temporada de resultados. JP Morgan, Wells Fargo y Citi han sido las encargadas de abrir el telón. Los índices dejan de lado los peores augurios de fin del ciclo y se concentran en la mejora de las ganancias, unos incrementos favorecidos por la expansión fiscal de Donald Trump.

La euforia desatada por los resultados se fue difuminando a lo largo de la jornada. A media sesión el S&P 500 suma un 0,55%; el Dow Jones, un 0,16% mientras el Nasdaq avanzaba un 1,25%. Estos avances no borran las pérdidas semanales que para los tres índices rondan el 5%, las mayores desde marzo momento en el que escándalo por la filtración de datos de Facebook y de nuevo el repunte de las rentabilidades en el mercado de deuda estadounidense, activaron el primer aviso de corrección. Esta vez se suma además las previsiones de la desaceleración de la economía mundial fruto, en parte, de la guerra comercial.

El mercado de deuda sigue generando nerviosismo. Al repunte de las rentabilidades del bono de EE UU se suma la incertidumbre que generan los presupuestos en la zona euro. Los rendimientos de la deuda italiana son el mejor reflejo. El bono a diez se sitúa en el al filo del 3,6% con la prima de riesgo en los 306. El efecto contagio al resto de la periferia se había mantenido a raya hasta el momento. Sin embargo, el proyecto de presupuestos acordado entre la formación morada y el Gobierno de Sánchez empieza a inquietar al mercado. La rentabilidad de la deuda español a diez años se sitúa en máximos de octubre de 2017 (1,68%) y el riesgo país en niveles de mayo (115 puntos básicos). Los rendimiento de la deuda de EE UU por contra se toman un respiro aunque continúa por encima del 3%.

En el mercado de divisas, el euro está estable frente al dólar próximo a los 1,16 dólares. 

En cuanto a las materias primas, el petróleo Brent sube un 1% después de dos días consecutivos de caídas y se coloca en torno a 81,3 dólares.

Normas