Los Benjumea fracasan y no consiguen dividir las acciones de Abengoa

Pretendían realizar un 'split' para evitar la norma de BME que reduce el precio mínimo para cotizar

Los Benjumea fracasan y no consiguen dividir las acciones de Abengoa

Finalmente, Abengoa evita el conflicto con la CNMV y BME por el precio mínimo de cotización. Los Benjumea y otros accionistas minoritarios habían forzado la convocatoria de una junta de accionista para este martes, que finalmente no ha tenido lugar por no alcanzar el quórum suficiente. Prenetdían desdoblar sus acciones para eludir la nueva norma de BME que reduce hasta 0,0001 euros el precio mínimo de cotización.

El actual precio mínimo de cotización son los 0,01 euros, algo que de facto bloquea la cotización de Abengoa, Urbas, Duro Felguera y Vertice 360. Esto supone que sus inversores no pueden vender las acciones ante la imposibilidad de que este precio caiga más. El plan de BME, a instancias de la CNMV y que entrará en vigor finalmente el 26 de octubre, pasa por que las acciones de un valor en cuestión cotizarán en unos bloques cuya suma de sus títulos sea igual a 0,01 euros. Por ejemplo, si una acción vale 0,001 euros por unidad cotizará en bloques de 10 títulos. Solo si supera los 0,02 euros conseguirá intercambiarse de forma habitual.

Esto ha levantado las suspicacias de algunas de las compañías afectadas. La junta de Urbas aprobó el mes pasado dar al consejo la potestad de desdoblar sus acciones para que estas queden otra vez bloqueadas tras el cambio de la norma. Un camino que pretendían seguir algunos accionistas minoritarios de Abengoa, que suman el 3% del capital, entre los que destaca Inversión Corporativa (donde se encuentran los Benjumea y otras familias andaluzas), la sociedad Finarpisa y  Blanca de Porres Guardiola. Aun con el rechazo expreso de los actuales gestores de Abengoa, ahora en manos de la banca acreedora.

Estas compañías se resisten a que la aplicación de la medida provoque un desplome en el valor de sus títulos, al menos, sobre el papel. En realidad la valoración de los inversores sobre estas empresas se acerca lo máximo posible a cero. Sin embargo, la CNMV les amenazo con acusar a ambas compañías de manipulación de mercado si llevaban a cabo sendos splits.


Normas