Cepsa elige un precio que asegure el exito de su OPV

El riesgo de que una guerra comercial afecte a la demanda de crudo justifica la cautela

Logotipo de Cepsa en una gasolinera.
Logotipo de Cepsa en una gasolinera. REUTERS

Cepsa ha elegido un precio que le permita sortear las manchas de aceite de su OPV. Ayer anunció que venderá sus acciones por entre 13,1 y 15,1 euros, lo cual valora la compañía entre 7.000 y 8.000 millones. El descuento puede evitarle fracasos como los habidos este año.

Con 216.000 millones de euros en activos bajo gestión, el fondo soberano de Abu Dabi Mubadala no está precisamente en apuros. Pero la estrategia de concretar parte del valor de sus participaciones internacionales mediante salidas a Bolsa encaja con la adopción por parte del emirato de una actitud de equilibrio fiscal tras la caída del petróleo en 2014. En el punto medio del rango, el valor de Cepsa estaría en torno a 7.500 millones, el valor al que compró Mubadala a Total la parte que le faltaba de Cepsa en 2011.

No es un chollo absoluto para los posibles inversores, empero. Si se tienen en cuenta los 3.000 millones de deuda neta registrada por Cepsa en junio, su valor se sitúa en 10.500 millones, en el punto medio del rango. Suponiendo que pueda repetir los 760 millones de ebitda que registró en el primer semestre, la empresa vale seis veces su ebitda de este año. Repsol, cuyo valor es tres veces mayor, vale cinco veces su ebitda.

Cepsa probablemente se merece la prima. Su rendimiento medio sobre el capital empleado en 2016 y 2017 fue del 9% y 14%, respectivamente. Repsol alcanzó el 5,8% y el 7,4%. Tras asegurar su acceso a un nuevo proyecto petrolero en Abu Dabi, la división de exploración de Cepsa debería producir pronto más de 100.000 barriles de petróleo al día, frente a los 65.000 actuales.

Aún así, la mayor parte de su ebitda procede del refino, donde el alza del precio del crudo está empujando a la baja los márgenes desde un máximo del 7,5% en 2017. El riesgo de que una guerra comercial afecte a la demanda de petróleo justifica una mayor cautela. En el punto medio de la horquilla de la OPV, los 450 millones que Cepsa se ha comprometido a pagar como dividendo en 2019 suponen una rentabilidad del 6%, superior a la de Repsol.

El riesgo es que Mubadala se deje dinero en la mesa. Pero mientras que Adyen o SIG Combibloc se estrenaron en el mercado de forma favorable, otras como Gategroup y Springer Nature cancelaron sus OPV. Para sortear estos parches resbaladizos se requiere un precio prudente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas