Juncker advierte de que Italia puede convertirse en la nueva Grecia

El presidente de la Comisión Europea ha recordado que el país se está distanciando de los objetivos comunitarios

Asegura que un tratamiento especial al Gobierno de Roma "podría suponer el fin del euro"

Déficit Italia
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. REUTERS

"No desearía que, después de haber sido capaces de lidiar con la crisis griega, acabaramos con la misma crisis en Italia. Una crisis ha sido suficiente". Con estas palabras, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha advertido de los riesgos que el objetivo de déficit público marcado para 2019 supone para el país.

"Italia se está distanciando de los objetivos presupuestarios que acordamos en la Unión Europea", recordó Juncker durante un encuentro en Alemania. El objetivo de déficit del 2,4% anunciado el pasado jueves ha sido criticado estos días por la UE, al considerarlo demasiado laxo. 

"Tenemos que evitar un tratamiento especial a Italia pues si todo el mundo lo pide, supondrá el fin del euro", ha sentenciado. 

A última hora del pasado jueves, los partidos gobernantes en Italia -formados por el Movimiento 5 Estrellas y la Liga- propusieron un déficit del 2,4%, tres veces el objetivo de la administración anterior y que el ministro de Economía Giovanni Tria aspiraba a conservar. Este anuncio, que ya había despertado los temores del mercado en las horas previas, sacudió las Bolsas durante la jornada del jueves y elevó la prima de riesgo italiana. Las consecuencias aún se han notado este lunes, con grandes desplomes principalmente en el sector bancarios. También se ha producido una escalada del bono italiano a diez años, hasta el 3,286%, máximos desde 2014, mientras que la prima de riesgo italiana ha ascendido hasta los 280 puntos básicos.

Juncker no ha sido el único en criticar la decisión que llega desde Roma. De hecho, el propio presidente del país, Sergio Mattarella, junto al gobernador del banco central, Ignazio Visco, advirtió al Ejecutivo de que la deuda del país (que se sitúa por encima del 130% del PIB) debe seguir siendo sostenible. 

Asimismo, el presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, ha asegurado que el resto de países de la eurozona están preocupados por el presupuesto de Italia, "Depende del Gobierno italiano demostrar que que tiene un presupuesto sostenible y creíble", ha subrayado. 

Por su parte, el Ejecutivo de Roma ha defendido que era necesario cambiar la estrategia presupuestaria porque los Gobiernos anteriores no funcionaron. Asimismo, Tria ha asegurado que las medidas que han propuesto ayudarán a reducir la deuda. El ministro ha reconocido que la elevación del objetivo de déficit en el trienio 2019-2021 "no se corresponde exactamente con algunas reglas europeas, pero es parte de la dinámica normal europea" y ha añadido que en los últimos años "poquísimos" países han cumplido todas las normas. "No quiere decir que no haya que tratar de cumplir las reglas europeas, pero luego están las situaciones económicas sobre las que hay que hacer evaluaciones", ha puntualizado. 

No obstante, las negociaciones aún no han acabado en Italia. El país debe presentar a la Comisión Europea un borrador del presupuesto completo para el próximo año antes del 15 de octubre. Entonces, se evaluará la situación y los ministros de economía de la eurozona abordarán de nuevo la cuestión.

Normas