Soria, Lleida y Girona son las únicas capitales que suben el IBI este año

Otras 18 ciudades han revisado a la baja el tipo para este ejercicio

Arranca la campaña de recaudación en Madrid, que aspira a recaudar 1.397 millones

Soria, Lleida y Girona son las únicas capitales que suben el IBI este año pulsa en la foto

La ciudad de Madrid arranca hoy su campaña de pago voluntario de algunos de los principales impuestos locales, incluyendo el de actividades económicas (IAE), la tasa por ocupación de suelo, vuelo o subsuelo (OCU) o la de prestación del servicio de gestión de residuos urbanos de actividades (TRUA). Pero, ante todo, este lunes empieza la recaudación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en la capital española, que se alargará hasta el próximo 30 de noviembre. El ayuntamiento que dirige Manuel Carmena es el que más recauda en toda España, tanto en valor absoluto como en proporción por habitante, con este tributo, que es la principal fuente de ingresos de los municipios del país. Pero si bien Madrid mantiene intacto su gravamen este año, 21 capitales de provincia han modificado el tipo impositivo que aplican.

De todas ellas, solo tres han optado por elevar la presión fiscal que ejercen sobre los propietarios de inmuebles. Destaca Lleida, que sube el tipo sobre inmuebles urbanos del 0,914% al 0,943% del valor catastral, y se consolida como la segunda capital de provincia con el impuesto más alto, solo por detrás del 0,953% de Tarragona. Lleida busca recaudar 369,5 euros por habitante este año en concepto de IBI, según los datos recopilados por el Consejo General de Economistas y el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF).

Le sigue de cerca Girona, que aplica la tercera tasa más alta del país, al elevarlo del 0,886% al 0,907%, para cobrar 327,5 euros por persona. También ha optado por incrementar el gravamen Soria, pasando del 0,52% al 0,55%, con lo que aspira a recaudar 332,3 euros por vecino.

Por el contrario, hay 18 capitales de provincia en España que han preferido rebajar la presión fiscal en este ejercicio. La mayor reducción la ha aplicado Castellón, que lleva el tipo impositivo del IBI sobre inmuebles urbanos del 0,7475% al 0,69%. La ciudad toma esta determinación desde el confort de ingresos que le confiere ser la segunda que más recauda por habitante en toda España, 419,8 euros, solo por detrás de los 438,9 de Madrid. La capital española prevé ingresar 1.397 millones de euros este año con un tipo del 0,51%.

La siguiente reducción en importancia es la de Ourense, que rebaja el tipo del 0,54% al 0,49%, para ingresar 289,1 euros, por debajo de la recaudación media del conjunto de capitales de provincia, que se sitúa en 315,2 euros por habitante.

También rebajan la presión fiscal del IBI Cádiz, Palma, Valencia, Huelva, Guadalajara, Ciudad Real, Cáceres, Zaragoza, Zamora, Oviedo, Teruel, Sevilla, Palencia, Logroño, Segovia y Toledo, aunque las reducciones van aminorándose hasta resultar una bajada del 0,448% al 0,446% en la última de las capitales citadas.

Pese a la aparente insignificancia de estos cambios, cada euro cuenta en el cobro del Impuesto de Bienes Inmuebles, que es la mayor fuente de recursos económicos de los municipios españoles, aportando de media un 28,2% de todos sus ingresos. De hecho, este tributo es el único que no ha visto reducida su recaudación ningún año desde el inicio de la crisis. El margen de actuación de los ayuntamientos, en todo caso, es limitado. El gravamen del IBI puede establecerse libremente pero dentro de una horquilla de entre el 0,4% y el 1,1% del valor catastral del inmueble urbano (del 0,3% al 0,9% de los rústicos, y del 0,4% al 1,3% de los especiales).

También es posible aplicar exenciones o bonificaciones, como la que Madrid prepara este año para los locales culturales (a los que cubrirá un coste de hasta 15.000 euros).

En concreto, los municipios pueden aplicar bonificaciones potestativas de hasta el 95% de la cuota en caso de actividades económicas que se busque fomentar, bienes de interés cultural, organismos públicos de investigación o enseñanza universitaria; hasta el 90% para familias numerosas, edificios especiales o situados en poblaciones singulares o con pocas infraestructuras; o hasta el 50% para los que tengan sistemas energéticos solares o de gran eficiencia.

El gravamen, en todo caso, varía con fuerza en función del valor catastral, que se actualiza periódicamente. Para 2019, según informó el viernes Hacienda, 1.177 de los 8.000 municipios han solicitado la revisión de precios de sus inmuebles, que podrán bajar hasta un 3% o subir un máximo del 5%.

Normas