El Corte Inglés limita los dividendos a 75 millones anuales si sube su endeudamiento

El grupo firma restricciones a gastos e inversiones con la emisión de deuda

Pacta un máximo de 100 millones en recompra de acciones si sube su pasivo

El Corte Inglés limita los dividendos a 75 millones anuales si sube su endeudamiento Ampliar foto

El Corte Inglés ya tiene lista la colocación de 600 millones en bonos a cinco años y medios a entre el 3% y el 3,25%. Para proteger a los inversores, el grupo de distribución ha establecido una serie de restricciones (covenants, en la jerga) con el objetivo de garantizar que su gestión financiera será prudente.

El Corte Inglés ha pactado varios covenants para endeudarse y para hacer inversiones o repartir dividendos, entre otros pagos si su endeudamiento aumenta. El dinero para los pagos restringidos solo se activaría si sube de la ratio sería del 50% del beneficio neto obtenido en el presente ejercicio fiscal que concluye el 28 de febrero de 2018 en caso de que El Corte Inglés en caso de que su ratio de endeudamiento supere las 3,25 veces el ebitda (actualmente, en 3,2 veces).

Pero, pese a que supere esa ratio, el grupo de distribución podrá retribuir a sus accionistas con un máximo de 75 millones año. Limita también la compra de acciones de la sociedad a 100 millones al año, según el folleto de la colocación que se efectúa el viernes. En el ejercicio fiscal de 2017, dedicó a dividendos 60 millones y 68,4 a la compra de acciones propias.

El objetivo de Jesús Nuño de la Rosa, en todo caso, es reducir su ratio de endeudamiento a menos de tres veces el ebitda anual en un máximo de dos años. Esto le permitirá obtener el venerado rating de inversión: BBB-, según la nomenclatura de Fitch y Standard & Poor's, y de Baa, de acuerdo a Moody's. A cierre del pasado 28 de febrero, esta ratio era de 4,1 veces, prueba de que en los últimos tiempos ha acelerado la reducción de deuda. Si consigue el ratio de inversión, la mayor parte de las restricciones decaerían.

En los 18 meses precedentes, El Corte Inglés ha vendido inmuebles en unos 500 millones de euros que le han permitido reducir el crédito puente de los 1.200 millones firmados enero a los actuales 765 millones de euros. Es más, otra protección para los inversores es que se compromete a que su ratio de cobertura (beneficio bruto de explotación o ebitda entre gastos financieros) sea igual a superior a dos veces. Solo podrá inclumplir esta regla, esencialmente, para refinanciar deuda ya existente.

Otra de las limitaciones está en que no podrá vender activos salvo que el valor de enajenación sea superior al de mercado o que el 75% del cobro se reciba en efectivo. También se permitirá que se intercambien por activos que reemplacen al vendido.

Un informe de Moody's, que resume los principales compromisos con los acreedores de El Corte Inglés, señala en todo caso que estos covenants son débiles. No en vano, el importe destinado a dividendos y a recompra de acciones en los últimos ejercicios nunca ha superado el límite conjunto de 175 millones anuales (véase gráfico). Standard & Poor's prevé que los dividendos y otros pagos supongan el 90 millones de euros en el ejercicio que finalizará el 28 de febrero de 2019.

Normas