2000-2018: los hitos de BBVA en Bolsa con Francisco González al frente

El actual presidente desembarcó en 2000 para completar la fusión entre BBV y Argentaria

La crisis económica y las fusiones bancarias han marcado su recorrido en Bolsa desde entonces

BBVA Ampliar foto

Francisco González desembarcó en BBVA en enero del año 2000 para completar la fusión entre BBV y Argentaria, proceso que concluyó en febrero de 2001. En aquel momento las acciones de la entidad se situaban en el entorno de los 10 euros por acción. Estos han sido los principales hitos de la entidad en los últimos 18 años:

2000: La entidad comienza su expansión por América Latina con la fusión de BBV Probursa con Bancomer, dando lugar a BBVA Bancomer, pero no sería hasta 2004 cuando la entidad lanzó una opa sobre el 100% de las acciones de Bancomer que no estaban en manos de BBVA. Ese mismo ejercicio compró el 100% de Hipotecaria Nacional.

2001: José Ignacio Gorigolzarri, actual presidente de Bankia, es designado consejero delegado de BBVA, cargo que desempeña hasta 2009.

2004: los banco de Chile y Colombia cambian su denominación y pasan a llamarse BBVA. Los títulos rondaban los 8 euros,

2005: el banco compra en EE UU el Banco Laredo y un año después, en 2006, se hace con Texas Regional Bancshares. Las acciones concluyeron 2005 en los 12 euros.

2006: a través de una subasta pública, la entidad se hizo con el control de la corporación de ahorro y vivienda, Banco Granahorra de Colombia. Posteriormente procedió a su fusión con BBVA Colombia.

2007: en febrero de ese año las acciones de la entidad alcanzan su máximo histórico, los 15,9 euros. El estallido de la crisis provocaría que sus títulos registraran en marzo de 2009 los 3,7 euros, niveles que no veía desde 1996.

2009: Ángel Cano sustituye a Goirigolzarri como consejero delegado.

2011: BBVA se ha afanado, incluso en los años más duros de la crisis, en mantener la retribución al accionista. En abril de 2011 abonó el primer dividendo vía scrip dividend con cargo a los resultados de 2010. Esta modalidad fue introducida por Santander en 2009. 

2012: en junio de 2012, el exministro de Economía, Luis de Guindos anunció que España había solicitado un rescate bancario de hasta 100.000 millones. BBVA estaba al margen de esta ayuda, pero la crisis que vivía el sistema financiero español no dejó indemne a la entidad. Sus acciones rondaban los 4,5 euros. Tres meses después, en septiembre, Oliver Wyman efectuó los test de estrés a la banca que arrojaron necesidades de capital por importe de 59.300 millones en el conjunto de las entidades españolas. BBVA junto a Santander, CaixaBank y Banca Cívica, KutxaBank y Bankinter superaron las pruebas incluso en el escenario adverso planteado por la consultora.

Ese mismo año, con el objetivo de crecer en Cataluña, BBVA adquirió, mediante un proceso de subasta pública, Unnim Banc por 1 euro. Durante un año, mantuvo Unnim Banc como entidad independiente hasta que en marzo de 2013 fue aprobada la fusión por absorción. Finalmente, dos meses después, culminó la integración de Unnim Banc y desapareció la marca. Terminado el proceso, el precio de los títulos superaba los 6 euros.

2014: BBVA se hizo con Catalunya Banc por 1.187 millones de euros a través de un procedimiento de subasta. La compra se completó un año después, aunque no fue hasta 2016 cuando los consejos de administración de ambas entidades acordaron iniciar el proceso de fusión. Finalmente, en septiembre de ese año, BBVA absorbió Catalunya Banc, aunque mantuvo la marca catalana durante un año. Las acciones se encontraban en este momento en el entorno de los cinco euros.

2015: en mayo de 2015, Carlos Torres Vila es nombrado consejero delegado de BBVA en sustitución de Ángel Cano. En este momento, se produjo una remodelación del consejo de administración de la entidad al completo. La nueva estructura organizativa incluyó el nombramiento con 13 nuevos nombramientos, muchos de ellos en las divisiones enfocadas a la digitalización del banco. BBVA finalizó 2015 con las acciones por debajo de los siete euros, volviendo a niveles de 2013.

2017: BBVA acabó con la alternativa de abonar los dividendos vía scrip dividendLos pagos con cargo a las cuentas de 2017 se abonaron todos en efectivo. Ese año, se rumoreó con la posibilidad de que la entidad se hiciera con Banco Popular, finalmente adquirida por Banco Santander. 

Asimismo, en febrero de 2017 aumentó su participación en el bando turco Garanti hasta el 49,85%. La entidad había adquirido siete años antes un 24,9% del capital del segundo mayor banco del país y había llegado a un acuerdo con el Grupo Dogus, principal accionista de dicha entidad, para gestionar Garanti de forma conjunta. En 2014, se hizo con un 14,89% de la participación propiedad de Dogus, a la que sumó otro 9,95% en febrero de 2017.   

2018: la crisis de la lira turca dejó grandes pérdidas en las acciones de BBVA debido a su exposición en Turquía, donde la entidad tiene un 17% de sus activos. Los títulos llegaron a desplomarse un 10% hasta los 5,58 euros. Aunque el banco logró recuperar parte de estas caídas, sus títulos volvieron a sufrir a principios de septiembre, un mes que termina con el nombramiento del que será su nuevo presidente a partir de enero de 2019, Carlos Torres, y la jubilación de Francisco González. Esta última noticia ha sido recibida con pérdidas del 0,38% en el mercado, en un año en el que BBVA se sitúa en negativo y sus títulos arrojan una caída del 21%. 

 

Los retos de Carlos Torres

El principal reto y riesgo al que se enfrenta Carlos Torres en su nueva etapa como presidente de BBVA es la exposición de la entidad en Turquía. Los analistas de Goldman Sachs otorgan un potencial a las acciones del 18%, hasta los 6,6 euros. Su recomendación se sitúa en neutral de acuerdo a los riesgos de sus operaciones a nivel internacional, la inestabilidad política en España o la recuperación del sector inmobiliario en el país. 

Normas