El alza fiscal sobre el ahorro afectará a los contribuyentes que ya pagan el 44% del tributo

Hacienda avanza que la subida del IRPF afectará a la hucha de las rentas altas

Montero advierte a la banca que en 2019 pagará más por una u otra vía

impuestos rentas altas pulsa en la foto

María Jesús Montero se puso al frente del Ministerio de Hacienda consciente de que necesitaría elevar con fuerza los ingresos tributarios del Estado para permitir a su Gobierno impulsar una costosa agenda social sin dejar de lado el equilibrio de las cuentas públicas que exige Bruselas. Aunque inicialmente descartó que el paquete fiscal incluyese una reforma del IRPF, la negociación abierta con Podemos, principal socio parlamentario del Ejecutivo, le llevó a aceptar un incremento del gravamen para las rentas de más de 140.000 euros. Ella misma aceptó que era una concesión simbólica, con una “recaudación no significativa”, y el objetivo de garantizarse el apoyo de la formación morada. Ayer, sin embargo, Montero dio un paso más confirmando que el incremento del gravamen afectará también al ahorro de las rentas altas lo que saca la medida del terreno de los gestos políticos al disparar los ingresos públicos que puede generar.

En España hay 91.408 personas con rentas superiores a los 150.000 euros y algunos miles más por encima de los 140.000, que ha sido el umbral finalmente establecido entre el Gobierno y Podemos para subir el impuesto, si bien la Agencia Tributaria no ofrece tal grado de detalle. Este colectivo aporta a Hacienda solo el 15,5% de la recaudación por IRPF, con lo que subir el tipo medio sobre su sueldo del 45% al 49% (o hasta el 52% en las comunidades autónomas con el impuesto más alto) apenas permitiría recaudar entre 200 millones, según el PP, y 400 millones, según el PSOE.

El capital de este colectivo es, sin embargo, la principal fuente de ingresos del gravamen sobre el ahorro. Las rentas altas españolas, el 0,5% de todos los contribuyentes, suman el 44% de toda la base liquidable del ahorro del país. Así, estiman los socialistas, elevar el gravamen del ahorro además del de la renta sumaría unos ingresos adicionales de 1.500 millones de euros. Es decir, que un incremento combinado del gravamen de las rentas y el del ahorro, como confirmó ayer que estudia hacer la ministra Montero a RNE, arrojaría un aumento de la recaudación de unos 1.900 millones de euros, según la propuesta que el PSOE realizó en primavera cuando aún estaba en la oposición.

Todo dependerá, en cualquier caso, del tipo al que se suba el gravamen, cifra que ni Hacienda ni Podemos desvelan por ahora. Actualmente hay tres tramos fiscales sobre los beneficios del ahorro, que se grava al 19% por los primeros 6.000 euros, al 21% para los 44.000 siguientes y al 23% a partir de los de 50.000 euros.

En paralelo a esta medida, la ministra de Hacienda confirmó ayer que negocia con Podemos rebajar del 25% al 23% el tipo del impuesto de Sociedades para las micropymes, aquellas que facturan menos de un millón de euros. Los técnicos de su Ministerio, según fuentes del mismo, estiman que la modificación ahorraría 260 millones de euros al año a un total de 350.000 empresas.

Tal y como adelantó ayer este diario, hay 1,4 millones de empresas que facturan menos de un millón de euros que podrían beneficiarse de la medida si bien actualmente tan solo 350.000 pagan efectivamente el impuesto puesto que el resto no logra beneficios o está en concurso de acreedores. El ahorro anual medio sería de 743 euros por empresa y el agujero para Hacienda sería asumible, permitiendo al Gobierno un guiño al grueso de compañías españolas, pues solo 20.000 facturan más de un millón al año. 

Impuesto a la banca

Por otra parte, la ministra de Hacienda ratificó ayer que el Gobierno prevé elevar la presión fiscal sobre la banca ya sea creando un impuesto a las transacciones financieras o elevando el gravamen sobre sus beneficios. De una forma u otra, advirtió la ministra, el sector “tendrá que hacer un esfuerzo adicional en 2019”.

Montero especificó que el Ejecutivo sigue estudiando diferentes vías. “Son dos líneas importantes en las que estamos trabajando y que estamos abordando con el sector, así como también la aportación que las entidades realizan al Fondo de Garantía de Depósitos (FDG)”, ilustró, abriendo la puerta a elevar los desembolsos que la banca debe hacer por su pasivo.

Normas