El Ibex recupera los 9.400 en su sexta sesión al alza, la mejor racha desde mayo

El selectivo español avanza un 0,42% y se distancia de la apatía de las principales Bolsas europeas

La guerra comercial tiene en sus mano la llave para prolongar la tendencia alcista

Ibex directo
Operadores de la Bolsa de Nueva York AP

La guerra comercial vuelve a primera línea. Si la semana pasada la posible apertura de las conversaciones entre China y EE UU llevó a los inversores a sacudirse el pesimismo que ha imperado en las Bolsas este verano, hoy muchos ponen en tela de juicio el acercamiento entre ambas potencias. En ella mucho están teniendo que ver las intenciones de Donald Trump de implementar aranceles por valor de 200.000 millones de dólares a los productos chinos, información que saltó al mercado el viernes con las Bolsas europeas cerradas.

IBEX 35 9.219,60 -0,23%

Este lunes era la ocasión perfecta para poner en precio las palabras del dirigente estadounidense. Los inversores, que en los últimos tiempos se han acostumbrado a las constantes idas y venidas de Trump, han moderado el optimismo. Mientras las principales Bolsas europeas se decantan por la recogida de beneficios, las de la periferia deciden prolongar las subidas. El Ibex 35, que la semana pasada hizo pleno, suma ya seis jornadas consecutivas de ascensos, algo que no sucedía desde el pasado mes de mayo. El selectivo se anota un 0,42%, repunte que le lleva a reconquistar los 9.400 puntos, un nivel que perdió al cierre de agosto. Más alcista se mostró el Mib italiano que rebotó más de un 1%, pendiente de los presupuestos de 2019.

Pero a pesar de esta euforia contenida, los analistas se muestran cautos. La posibilidad de que China se retire de la mesa de negociaciones y endurezca su postura son elevadas, pues según reconocen los analistas de IG China podría pasar a la ofensiva. Es probable que el gigante asiático se niegue a dialogar con la presión de nuevos aranceles, unas tarifas que de acuerdo a lo publicado por The Wall Street Journal se limitarían al 10% frente al 25% del que se llegó a hablar el pasado mes de julio. Pekín ya ha hecho saber que, si se aprueban los aranceles, no acudirá a las negociaciones.

Cie Automitive fue el valor más alcista de la Bolsa española con un alza del 4,4%. El fabricante de componentes automovilísticos, que desde su llegada al selectivo se ha visto lastrado por la guerra comercial y las amenazas de Donald Trump al sector de la automoción, decide dejar a un lado las tensiones comerciales de la mano de la compra del negocio de sistemas de techo a Inteva Products por importe de 650 millones de euros. Le siguieron Dia (3,67%) y Técnicas Reunidas (3,32%). La ingeniera española ha logrado un contrato de 739 millones de euros en Emiratos Árabes.

En el lado de los descensos destacan Grifols (-1,74%), Inditex (-1,5%) que permanece ajeno a los buenos datos de ventas de H&M, unas cifras que le llevaron a avanzar un 16% en Bolsa, el mayor ascenso desde junio de 2001 cuando se anotó un 16,88%.

El riesgo emergente no ha desaparecido de golpe y porrazo con la subida de tipos de Turquía. De hecho, sigue estando muy latente. Desde Renta 4 apuntan que la clave "está en que estos países aprueben medidas con el objeto de que los inversores vuelvan a confiar en sus economías y evitar un efecto contagio a otros países emergentes, un escenario que en principio no contemplamos y que, no obstante, sería negativo para los mercados".

En un tercer plano se encuentran las negociaciones para el Brexit. Desde Link Securties señalan que el viernes se celebrará una reunión informal en Austria de los líderes de la UE en la que el principal tema de discusión será la salida de Reino Unido de la UE. Aunque hasta el momento los inversores han obviado este factor, los expertos prevé que a partir de los próximos meses y a medida que se acerque el 29 de marzo (fecha en la que Reino Unido deberá formalizar su salida) "este tema irá retomando su protagonismo".

En las divisas, el euro avanza un 0,6% frente a la moneda estadounidense y permanece al filo de los 1,17 dólares.

Este lunes se ha publicado la lectura final del IPC de agosto en la zona euro que concluyó en el 2%. Esta información ha pasado desapercibida en el mercado de deuda. La rentabilidad del bono español a diez años permanece sin apenas cambios en el 1,5% con el bono alemán en al borde del 0,46%. El diferencial entre ambos se sitúa en los 100 puntos básicos. Al otro lado del Atlántico, y con la vista puesta en la reunión de la Fed en la que previsiblemente se acuerde la tercera subida de los tipos en lo que va de año, la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años se sitúa a las puertas del 3%, una barrera que ya no es vista con el temor que existía a comienzos de año. De hecho, a lo largo de 2018 la deuda de EE UU con vencimiento en 2028 ha superado la cota en reiteradas ocasiones.

Normas