La factura de la luz, otro problema para los autónomos

Las principales asociaciones del colectivo expresan su preocupación.

electricidad luz autónomos

El precio de la luz se ha convertido en una de las principales preocupaciones para las familias españolas. Una preocupación que se multiplica por dos en el caso de los trabajadores autónomos.

“El encarecimiento del coste de la luz está asfixiando a familias, empresas y autónomos”, ha señalado el presidente de ATA, Lorenzo Amor, quien ha añadido: “Si se quiere bajar el IVA de los productos de primera necesidad se debe empezar por bajar el IVA de la factura de la luz”.

Para Amor, la luz es un producto de primera necesidad para las familias y los autónomos. “Es muy preocupante, el precio de la luz marca máximos históricos”, indica.

“Con una inflación alta los autónomos pierden poder adquisitivo, ya que se encarecen sus costes de producción de una manera muy significativa y no siempre se pueden repercutir estos incrementos en el precio final del producto o servicio. Y energía, carburantes y derivados influyen directamente en estos costes de producción”, ha añadido el presidente de ATA.

IPC

Según los datos, el Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,2% en agosto en relación al mes anterior. Los precios acumulan ya 24 meses seguidos al alza. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de variación anual se mantiene en el 2,2%.

Por otro lado, desde la Confederación Española de Autónomos (CEAT), insiste en la urgente necesidad de abordar reformas pendientes e impulsar políticas que reactiven la actividad económica, al tiempo que entiende que “hay que evitar generar mayores incertidumbres” que afecten las decisiones de consumo e inversión como incrementos de fiscalidad o nuevas figuras tributarias.

Por último, desde la CEAT añaden: “Los datos se siguen viendo muy afectados por el encarecimiento de la electricidad, carburantes y lubricantes lo que de mantenerse en los próximos meses puede afectar seriamente a la actividad de los empresarios autónomos. Este encarecimiento de la energía supone un aumento en los costes que los empresarios autónomos tienen que asumir y que en muchas ocasiones no pueden repercutir en los productos o servicios que prestan para no ver mermada su competitividad y desarrollo de su actividad”.

Normas