DINERO

La importancia del dinero y su evolución en la historia

Del trueque a las cibermonedas, su función principal es la de medio de pago

La importancia del dinero y su evolución en la historia

Desde el trueque hasta el dinero virtual. A lo largo de los años, el dinero no solo ha cambiado de manos, sino que ha ido evolucionando y adquiriendo diferentes formas, si bien su fin principal siempre ha sido el mismo: ser un medio de pago.

Cuando pensamos en el dinero, la imagen que nos suele venir a la cabeza es la de unas monedas o unos billetes, aunque la realidad de lo que es el dinero va mucho más allá. Cada vez son más las voces que apuntan a que dentro de unos años el dinero físico dejará de existir y lo cierto es que en los últimos años estamos optando más por otros métodos de pago, dejando el efectivo en un segundo plano.

En 2016, el importe de los pagos que realizamos en España con tarjetas de crédito o de débito alcanzó los 124.406 millones de euros -según datos del Banco de España- y superó, por primera vez, a la cuantía que retiramos de los cajeros automáticos, que fue de 118.275 millones de euros. Y aunque es un hecho que el dinero en efectivo está perdiendo fieles, si ponemos el foco en los países de la zona euro, este cambio de tendencia se está dando de una forma mucho más paulatina. Una encuesta del Banco Central Europeo, con datos también de 2016, refleja que el 79% de las transacciones que se realizaron en los países de la eurozona se abonaron en metálico, frente al 19% que se pagó mediante tarjetas de débito o de crédito, y el 2% que se llevó a cabo con cheques.

¿Cuál es el futuro del dinero físico?

A la ecuación del dinero en efectivo y las tarjetas de crédito hay que añadirle una nueva variable, que no para de sumar adeptos: el smartphone. Pagar a través del móvil se está convirtiendo en una práctica cada vez más común.

El avance de la tecnología y del mundo digital ha hecho que en países como China los smartphones se hayan convertido en el primer medio para realizar compras. Y esto, aunque en menor escala, también se está produciendo en otros países. Un informe de GSM señala que en 2017 se movieron 1.000 millones de dólares al día mediante operaciones realizadas a través del móvil.

En este escenario, y aunque el futuro del dinero físico sigue siendo una incógnita, el desarrollo de las nuevas tecnologías apunta a que los teléfonos móviles, relojes y pulseras inteligentes, serán -al menos en el largo plazo y para los menos tradicionales- el primer medio de pago.

La evolución del dinero y sus funciones

El dinero se ha ido transformando a lo largo de la historia, según han ido cambiando y evolucionando también las necesidades del ser humano. Así, primero llegó el trueque, para cambiar un bien por otro, y después el dinero mercancía, que no era más que un bien que tenía el mismo valor como unidad monetaria que como mercancía.

Desde el silgo XIX, el sistema monetario que imperó fue el patrón oro, por el cual el valor de una unidad monetaria se fijaba a partir de una cantidad de oro concreta, hasta que, en 1944, por los acuerdos de Bretton Woods, el sistema monetario cambió con dos nuevos protagonistas: el dólar y el oro. De esa forma, se estableció la convertibilidad de la divisa estadounidense con el oro -a razón de 35 dólares por 1 onza de oro-, y del resto de divisas con el dólar, hasta que en 1971 el presidente estadounidense Richard Nixon puso fin al patrón oro, iniciándose así la fluctuación de las divisas.

Desde entonces utilizamos un sistema fiduciario que se basa en la confianza o en la fe una sociedad, es decir, no está respaldado en el valor de un metal precioso, sino en la creencia de que ese dinero tiene valor. Así, el dinero fiduciario no tiene valor intrínseco y está controlado y emitido por los bancos centrales de cada país y otros organismos supranacionales como el Banco Central Europeo, para los países de la eurozona.

Los usos del dinero

Aunque la forma del dinero evolucione con el paso del tiempo, sus funciones y sus propiedades siguen invariables. Como comentábamos al comienzo del texto, el dinero es un medio de pago o de intercambio, puesto que dispone de un valor en el que todo el mundo confía. También es una unidad de cuenta, ya que permita fijar los precios de los bienes y servicios -estos oscilas de acuerdo con la inflación- y, por último, es un depósito de valor, que permite ahorrar, ya que mantiene su valor en el tiempo.

Normas