Gestionar gastos como autónomo cuando ya no soy autónomo

El trabajador puede seguir enfrentando pagos relacionados con la que era su actividad, incluso tras darse de baja como autónomo

gastos autonomos

Un autónomo puede darse de baja cuando lo desee. Sin embargo, existen gastos que pueden llegar después de la baja. En ese caso, ¿cómo deben gestionarse? ¿Qué se debe hacer en ese momento?

Según informan desde la Agencia EFE, entre los gastos que debería afrontar un trabajador autónomo tras darse de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos destaca el seguro de responsabilidad civil o gastos de un hipotético litigio, que surgiera durante su actividad como trabajador por cuenta propia, pero que todavía no haya finalizado.

Declarar los gastos

Si ya no estamos dados de alta como autónomos, ¿cómo imputar y contabilizar dicho gasto en las cuentas de un profesional que no existe como tal? Según la información de EFE, que recoge la aportación de la gestoría online e-autónomos, se deben declarar como concepto de rendimientos negativos de actividad económica. Todo ello, sin estar de alta ni en el censo de empresarios, ni cumplir con obligaciones de IRPF (libros de registro o pagos fraccionados, por ejemplo).

Por tanto, se deberán declara como rendimientos negativos de la actividad económica en el ejercicio de devengo. Según aseguran desde dicha gestoría, esto permitirá al ex-autónomo deducirse la base imponible de dicho gasto, en el pago del IRPF que corresponda.

Normas