Energía

El Ciadi falla a favor de Naturgy: Egipto tendrá que pagar 1.700 millones

Demanda por falta de suministro en una planta de licuefacción propiedad al 50% de la española

La acción de Naturgy sube un 2,5% y es la mejor del Ibex

El Ciadi falla a favor de Naturgy: Egipto tendrá que pagar 1.700 millones

Naturgy, antigua Gas Natural Fenosa, sube el 2,5% y es el mejor del Ibex en la mañana de hoy tras conseguir un laudo favorable en el Ciadi, tribunal internacional de arbitraje dependiente del Banco Mundial. El Ciadi ha fallado a favorde UFG, empresa propietaria de la planta de licuefacción de Daimetta, en el país africano, propiedad al 50% de Naturgy. Como consecuencia del fallo, Egipto deberá pagar 1.700 millones a esta sociedad, participada al otro 50% por la italiana ENI.

La demanda, según ha explicado Naturgy a la CNMV, respondía a la falta de suministro sufrida por esta planta desde 2012, que ha obligado a parar la planta. Natuyrgy exigía 3.000 millones de dólares; finalmente el Ciadi ha fallado por 2.013. "Naturgy confía en que este laudo arbitral permita alcanzar un acuerdo global y poner en valor su inversión en Egipto a través de un acuerdo comercial y el restablecimiento del suministro de gas a la planta", ha explicado en la comunicación al supervisor.

El proyecto se puso en marcha en 2004, pero dejó de estar operativo desde 2012, coincidiendo con la inestabilidad política posterior a la primavera árabe. Desde entonces no recibe gas para licuar de la empresa estatal EGAS.Estas instalaciones exportadoras convierten el gas natural al estado líquido para su transporte en barcos especializados. Posteriormente una planta de regasificación devuelve el gas al estado gaseoso.

"Egipto alegó en su momento 'fuerza mayor' [figura usada en la industria petrolera cuando no se pueden cumplir los contratos de suministro], pero EGAS seguía suministrando gas para el consumo interno del país, solo cortaron el suministro a la planta de Daimetta", explican fuentes de Naturgy, "por lo que el argumento de fuerza mayor no se sostenía". Además de la demanda en el Ciadi, Naturgy planteó otros dos arbitrajes. Uno en El Cairo, que se resolvió este año también favorablemente, si bien en este caso el importe de la reclamación era testimonial: nueve millones de euros, y otro en Madrid, aún pendiente de fallo pero donde dos de los tres árbitros ya participaron en el arbitraje egipcio.

Naturgy saneado la inversión en UFG, y ha dotado provisiones por 1.166 millones de euros, según las cuentas del último semestre. En la primera mitad de este 2018 Gas Natural ha dotado 538 millones adicionales a los 628 dotados hasta 2017. Como explican fuentes de la empresa, "ahora mismo esta planta tiene un valor nulo, porque no está operando. Cuando empiece a operar este acivo tendrá otra valoración que permitirá revertir las provisiones, más allá de que en paralelo se llegue a un acuerdo con Egipto para restituir el lucro cesante acumulado o se abone la indemnización exigida".

Los fallos de Ciadi no son de aplicación automática. De hecho, el escenario que contempla el grupo español (y la italiana ENI que comparte propiedad de la planta) es seguir negociando con Egipto, tanto en lo relativo al suministro como a la resolución del conflicto. "Es muy importante que el arbitraje diga que el contrato es válido; eso implica que se puede reabrir la planta". Desde 2012 se sigue trabajando en esta factoría, pero solo para labores de mantenimiento.

Representantes del Gobierno de Egipto también han expresado en varias ocasiones su interés por dar con una solución negociada a este caso, algo que también apunta Naturgy en su comunicación al mercado de hoy. Desde la empresa se considera que el fallo supone una ventaja en términos de fuerza de negociación: "Este laudo demuestra la efectividad en los procedimientos de resolución de conflictos internacionales como instrumento eficaz para asegurar la protección de inversiones internacionales", comenta la empresa en su comunicación a la CNMV

UFG invirtió 1.500 millones de dólares en la puesta en marcha de la planta, situada en la costa mediterránea de Egipto, y en dos buques para el transporte de gas. La capacidad máxima es de 7,5 bcm (miles de millones de metros cúbicos) al año, equivalentes al 23% del consumo total de España. No obstante, la planta estaba planteada no solo para el mercado doméstico (inicialmente dos plantas de ciclo combinado en el Sur de España) sino también para clientes industriales o el mercado internacional.

La primavera árabe egipcia derrocó el Gobierno de Hosni Mubarak, antes de que los islamistas ganasen las elecciones y fuesen derrocados por el ejército en una sangrienta represión meses después. El gobierno islamista de los Hermanos Musulmanes frenó el suministro a la planta, que después no retomó el régimen militar de Al Sisi. UFG presentó la demanda en el tribunal de arbitraje dos años después de la paralización.

 

 

Normas