Hacienda abre la puerta a elevar el IRPF para las rentas altas

Admite estudiar la propuesta de Podemos tras elevar el partido los umbrales afectados

Los negociadores ponen el foco ahora en la tasa a las transacciones financieras frente al impuesto a la banca

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

El Gobierno está dispuesto ahora a estudiar un alza del gravamen del IRPF sobre rentas altas para lograr el apoyo de Unidos Podemos a sus cuentas. Así lo transmitieron este miércoles los negociadores del Ministerio de Hacienda a los del partido morado, según confirman fuentes conocedoras del encuentro, en la segunda reunión de carácter técnico que vienen celebrando para desarrollar su preacuerdo sobre los próximos Presupuestos Generales.

Antes de iniciarse la negociación, Unidos Podemos avanzó al Ejecutivo de Pedro Sánchez que una de las vías fundamentales para sufragar el mayor gasto social de las nuevas cuentas públicas debía ser elevar la presión sobre las grandes empresas, las fortunas y las mayores rentas del país.

En concreto, la formación morada propuso a Hacienda elevar el tipo marginal efectivo para quienes perciban más de 60.000 euros anuales. Sin embargo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha venido mostrándose contraria a alterar el impuesto del IRPF dentro de su reforma fiscal.

Al término de la reunión de este miércoles, sin embargo, el acercamiento de posturas se hizo notable. De un lado, en declaraciones a la prensa tras el encuentro, el secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, elevó el umbral de rentas que considera que se deben gravar más al denunciar que “no tiene sentido que pague el mismo porcentaje una persona que gana 60.000 euros al año, que una que gana el doble, 120.000 euros”.

Echenique apuntaba así a un tramo de rentas más cercano al que el PSOE también había propuesto gravar más en el IRPF, en su caso desde 150.000 euros. Un salto que habría decidido este miércoles a Hacienda a estudiar esta medida a partir de este último umbral, si bien un portavoz del Ministerio aseveró que su intención sigue siendo la de no alterar este impuesto. En todo caso, ambas partes se conminaron a analizar esta medida en próximas citas partiendo ahora de una horquilla más alta de la que Podemos planteó inicialmente.

La propuesta socialista, presentada el pasado abril como alternativa a las cuentas públicas que defendía el entonces Gobierno de Mariano Rajoy, pasaba por elevar el tipo estatal del IRPF a partir de cierto nivel. En concreto, mientras que los tipos crecen hoy progresivamente hasta quedar fijados en el 22,5% a partir de los 60.000 euros de renta, el PSOE sugirió subir al 26,5% a partir de los 150.000 euros. Sumada la escala autonómica del IRPF, el tipo final para estos contribuyentes ascendería al 52%. Los socialistas estimaron que este cambio permitiría recaudar 400 millones de euros más al año. La cifra se elevaría hasta los 1.900 millones incrementando también el tipo de gravamen del ahorro para contribuyentes con más de 50.000 euros de base de ahorro y rentas superiores a esos 150.000 euros.

Más allá de este acercamiento de posturas, resultó igualmente llamativo que Echenique destacara entre sus prioridades fiscales la necesidad de imponer una tasa sobre las “transacciones financieras y operaciones especulativas” de la banca, como le acaba de sugerir el Gobierno, en lugar de apostar por el novedoso impuesto sobre los beneficios de la banca que Sánchez propuso inicialmente. Aunque ambas partes sostienen que no han desechado esa idea, el foco está puesto ahora esta desarrollar esta especie de Tasa Tobin que se está negociando en la UE.

En todo caso, Echenique aseveró que la de este miércoles fue una “reunión exploratoria” para conocer las cifras que maneja el Gobierno y trasladar las propuestas de Podemos. En este sentido, el secretario de organización del partido apuntó que además del IRPF y de la tasa a la banca, ve necesario fijar el tipo mínimo de sociedades del 15% que ya anunció el Ejecutivo, así como gravar específicamente a las grandes fortunas y mejorar la lucha contra el fraude.

La eliminación de las sicav, vehículo de inversión que tributa al 1% en sociedades y cuya erradicación fue una de las exigencias de Podemos, no fue abordada en esta reunión de negociación, la primera de temática fiscal, reveló Echenique.

A partir de aquí, avanzó el representante de la formación, Gobierno y Podemos comenzarán a compartir documentos y borradores de la legislación tributaria que desarrollaría este paquete de impuestos para tratar de consensuar la letra pequeña en nuevos encuentros. Además, ambas partes mantendrán nuevas reuniones de negociación de otros ámbitos en los próximos días, tras la cita fiscal de este miércoles y la del martes, que se centró en sanidad, ayuda a la dependencia y copago farmacéutico. 

El PDeCAT rechaza gravar más las rentas

Aunque el Gobierno y Podemos se muestran optimistas en cuanto a las posibilidades de consensuar unos Presupuestos Generales para 2019, está por ver si las cuentas logran los apoyos parlamentarios necesarios para salir adelante. Serán clave los votos de PNV y de los nacionalistas catalanes. Aunque todos ellos se han mostrado favorables a eliminar la opción de veto del Senado a la nueva senda fiscal, que en principio podrían secundar, el aval a los Presupuestos no será gratuito. Así lo advirtió este miércoles el portavoz del PDeCAT en el Congreso de los Diputados, Carles Campuzano, que ha exigido al Gobierno de Pedro Sánchez “avanzar en el diálogo político” con las instituciones catalanas si aspira a lograr su apoyo. En una entrevista a Europa Press, Campuzano ha expuesto que “un primer elemento” decisivo será la situación de los líderes independentistas encarcelados o el exilio europeo del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Más allá, Campuzado advirtió que su partido no aceptará un alza del IRPF y exigió a Hacienda que logre los nuevos ingresos necesarios mejorando la lucha contra el fraude. “Si todos los que tienen que pagar impuestos los pagasen, no serían necesarios nuevos impuestos", ha defendido Campuzando, pidiendo esfuerzos a Hacienda en este campo. El partido sí que valora positivamente implementar una tasa a las tecnológicas mientras que asume que destopar las cotizaciones solo podrá abordarse si también se destopan las pensiones. A partir de ahí, el PDeCAT esperará a conocer la letra pequeña de la propuesta del Gobierno para decidir si apoya sus cuentas y medidas fiscales. “El diablo habita en los detalles y hay que conocer los detalles para saber, exactamente, de lo que estamos hablando”, ha afirmado Campuzano.

Normas