La gran empresa se enfría y anticipa desaceleración del empleo y los salarios

La Agencia Tributaria confirma un ligero freno en sus ventas

Las retribuciones crecen un 0,7% de media hasta junio

La gran empresa se enfría y anticipa desaceleración del empleo y los salarios

El motor de la economía que representan las grandes empresas que operan en España empieza a dar algunos síntomas de enfriamiento. En junio pasado sus ventas totales crecieron un 2,1% respecto al mismo mes del año anterior, la mitad de lo que elevaron sus operaciones comerciales en mayo. De hecho, el comportamiento mensual de las ventas de estas empresas registró una caída del 1%.

Así lo recoge la última entrega de la encuesta de Ventas, empleo y salarios en las grandes empresas que hace la Agencia Tributaria con las declaraciones de IVA de estas compañías y las retenciones del IRPF que practican a sus empleados.

Este análisis se realiza sobre empresas con un volumen de operaciones superior a los 6,01 millones de euros durante el año anterior. Aunque se trata de un colectivo pequeño de declarantes de IVA (el 1% del total) tienen una fuerte importancia económica ya que su facturación representa el 60% de lo que venden todas las empresas en España. Por ello, sus resultados son un fiel indicador fiscal que anticipa la evolución del empleo asalariado y las remuneraciones que se abonan.

Los autores de esta encuesta empresarial precisan que el crecimiento medio de las ventas de estas empresas aún mantiene un ritmo alto en el segundo trimestre del año, con un avance del 3,3%. Si bien, destacan que es una décima menos que el primer trimestre y cuatro décimas menos que el promedio de los tres últimos meses de 2017. Esto les lleva a decir que dichos datos “confirman la ligera moderación del crecimiento, tanto para el total de ventas como para sus componentes interior y exterior”.

De hecho, en junio las exportaciones crecieron un 2,9% en términos interanuales, cuatro puntos menos que la tasa registrada el mes anterior.

En el primer semestre del año hay dos sectores que registran incluso una caída de sus ventas: la industria del papel, edición y artes gráficas con un descenso del 2,3% interanual y las compañías del sector de suministro de aguas, tratamiento de residuos y descontaminación (-0,1%).

Esta desaceleración en el ritmo de facturación de las grandes empresas tiene su lógica correspondencia en el comportamiento del empleo y los salarios de sus plantillas.

Así, en materia de creación de empleo, estas compañías, que dan trabajo a unos cinco millones de trabajadores, también empiezan a mostrar cierto freno. Esto se ve claramente reflejado en la senda de crecimiento del número de trabajadores en nómina que pasa de avanzar un 3,6% en el tercer trimestre de 2017 para irse desacelerando en trimestres sucesivos hasta el 3,1% actual.

En junio, el avance mensual de la ocupación en las grandes compañías fue del 0,2%, la mitad que en los primeros meses del año. En este mes este tipo de empresas ya destruyeron ligeramente empleo en alguna industria como la química y farmacéutica, la de suministro de agua y tratamiento de residuos o la información y las comunicaciones, con leves caídas del 0,1% interanual todas ellas. Aunque el caso más llamativo es el de la construcción y las actividades inmobiliarias que, tras crecer una media del 6% en el primer semestre, se desploman en junio, cayendo un 0,8% interanual.

Las cifras de afiliación a la Seguridad Social del mes de julio corroboraban esta leve pero progresiva desaceleración del mercado laboral, al registrar la menor tasa interanual de crecimiento del empleo en tres años. Y lo peor, la tasa desestacionalizada de afiliación, que refleja más fielmente la tendencia del mercado, quedó prácticamente plana apuntando a un freno en seco de la contratación.

En esta misma línea, la percepción de la patronal de las agencias de empleo y las empresas de trabajo temporal (Asempleo) –cuyas operaciones son un indicador adelantado de actividad– consideran que “la desaceleración será más evidente en el tercer trimestre”. Y adelantan que el ritmo de crecimiento de la ocupación se rebajará a tasas del entorno del 2,5% en próximos meses.

En cuanto a los salarios, también empiezan a avanzar más moderadamente. Es cierto que las retribuciones de los trabajadores de grandes empresas se han recuperado claramente en la primera mitad de 2018, con un incremento medio del 0,7%, frente a una caída del 0,1% en todo 2017. Pero estos aumentos se han ido ralentizando y han pasado del 0,9% en marzo pasado al 0,5% interanual de junio pasado. Solo la construcción, las refinerías y los servicios sociales registran caídas de los salarios en grandes empresas. En cualquier caso, esta evolución dista aún del incremento salarial medio que se está pactando en la negociación colectiva, que ronda el 1,6%.

Normas