Una delegación china viaja a EEUU para tratar por cuarta vez la guerra comercial

Son las primeras conversaciones desde que se anunció la última ronda de aranceles

El día 23 entran en vigor aranceles bilaterales por 16.000 millones de dólares

Imagen de una fábrica de Toyota en Tianjin.
Imagen de una fábrica de Toyota en Tianjin. REUTERS

Una delegación china liderada por el viceministro de Comercio, Wang Shouwen, viajará a Estados Unidos a finales de agosto para continuar con las conversaciones que permitan aliviar la tensión comercial entre ambos países. El Ministerio de Comercio anunció hoy que la delegación china ha sido invitada a viajar a EEUU para que ambas administraciones hablen de sus preocupaciones mutuas en materia comercial, tras la escalada del conflicto entre los dos países y la respectiva imposición de aranceles a sus productos importados.

Wang, que también es representante de comercio internacional de China, se reunirá con David Malpass, subsecretario del Tesoro estadounidense, y su equipo.Según recalca el Ministerio en un comunicado, "China ha reafirmado su posición de oponerse al unilateralismo y al proteccionismo comercial, y no acepta ninguna forma de proteccionismo comercial unilateral". En este sentido, da la bienvenida al diálogo y a la comunicación, siempre que se sustente en la base de "la reciprocidad, la igualdad y la integridad", añade.

China y EEUU han celebrado tres rondas de reuniones antes del verano a fin de evitar una guerra comercial: primero se entrevistaron en Pekín a finales de abril, después se vieron en Washington donde decidieron poner "en suspenso" el conflicto y, finalmente, a comienzos de junio volvieron a reunirse en la capital china.

No obstante, ninguno de estos encuentros consiguió disuadir al presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles a productos importados chinos (la mayoría tecnológicos) por importe de 34.000 millones de dólares el día 6 de julio, a lo que Pekín respondió con medidas análogas que impactaban a bienes agrícolas sobre todo (principalmente soja).

La próxima semana entra en vigor una segunda tanda de gravámenes a productos chinos cuyo valor ascendía a 16.000 millones de dólares -completándose así la lista inicial que anunciaba aranceles a bienes por 50.000 millones-, a la que China reaccionó de nuevo aplicando tarifas a productos estadounidenses por ese mismo valor.

Tras esas medidas se han sucedido las amenazas, sobre todo por parte de Trump, que ha llegado a decir que estaría dispuesto a imponer aranceles a bienes chinos por un importe de hasta 500.000 millones de dólares. Además, ha amenazado con castigos adicionales en el sector tecnológico, acusando al país de robo de propiedad intelectual. También puso en marcha, hace meses ya, los aranceles sobre el aluminio y el acero, si bien en este caso se han aplicado no solo ha China, sino también a áreas como Canadá o la UE.

Normas