Empieza la carrera por ser el Netflix de la marihuana

La compra por parte de Constellation Brands (dueño de Corona en EE UU) del productor de marihuana canopy podría desencadenar un frenesí como el de los medios

Marihuana y cerveza en un bar de Olympia (Washington, EE UU).
Marihuana y cerveza en un bar de Olympia (Washington, EE UU).

Una inversión de 4.000 millones de dólares por parte de Constellation Brands, fabricante de la cerveza Corona en Estados Unidos, en un productor canadiense de marihuana podría desencadenar un frenesí como el de los medios de comunicación. ¿Cuál será el Netflix de la hierba?

Constellation Brands llegó temprano a la carrera. Compró casi el 10% de Canopy Growth en noviembre. Ahora tendrá el 38%, con la opción de superar el 50%. Mientras, el precio de las acciones del vendedor –que no es rentable– se ha más que triplicado, lo que le da un valor de 22 veces los ingresos del próximo año. Como para colocarse.

El trato huele a miedo, y a oportunidad. Mientras que marcas como Corona están creciendo, cerveceras de menos categoría como Molson Coors y AB InBev están perdiendo ingresos en EE UU. Y el consumo de cannabis está aumentando. Según el Instituto Nacional de Abuso de Drogas, uno de cada 13 jóvenes lo consume a diario.

Las cerveceras no son las únicas que se enfrentan a los gustos de los mileniales y a los cambios legales. Las farmacéuticas, los productores de cigarrillos y los grupos alimentarios quieren nuevas fuentes de ingresos y tienen conocimientos de marketing y distribución. Compañías como Canopy contratan habitualmente a gente de todos esos sectores.

Los antojos y la paranoia también caracterizan la guerra del vídeo. Industrias antiguas como la TV por cable, las telecomunicaciones y la producción de películas están compitiendo con los grupos de streaming por satisfacer los gustos de los consumidores. Véase la adquisición de Time Warner por parte de AT&T, la compra de trozos de Fox por parte de Disney y el crecimiento implacable de Netflix. También en este caso las valoraciones se han disparado.

Mientras, el papel de Goldman Sachs como asesor de Constellation –su primer trabajo en materia de cannabis– sugiere que, al igual que con los medios, no habrá escasez de ayudantes. Persuadir a los envejecidos gigantes estadounidenses de comprar productores de cannabis augura ricos honorarios, y colocaciones incluso más exitosas que las de los clientes de las compañías de marihuana.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

 

Normas