Las aerolíneas presionan a Ilunion para frenar la huelga de vigilantes en Barajas

Piden que se tomen medidas para que no se reproduzca lo vivido en el Prat el año pasado

Alternativa Sindical está planeando extender la huelga de vigilantes de Ilunion al de Barajas a los aeropuertos de Barcelona-El Prat y Seve Ballesteros de Santander.

Viajeros en la terminal T4 del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez.
Viajeros en la terminal T4 del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez. EFE

La Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (ACETA) ha mostrado su preocupación por la convocatoria de huelga convocada por el sindicato de vigilantes de seguridad Alternativa Sindical, del aeropuerto Adolfo Suárez Mardid-Barajas entre el 24 de agosto y el 3 de septiembre, de cinco a 14 horas. Como han alertado desde la asociación, “este paro provocaría un caos en los controles de seguridad, así como pérdidas de vuelos y conexiones para los viajeros, además de retrasos en la operativa de las compañías”. Una situación que las aerolíneas quieren evitar a toda costa para que no ocurra lo mismo que en el aeropuerto de El Prat el año pasado, en el que una huelga similar arrojó “innumerables colas en los filtros de seguridad y las consiguientes pérdidas de vuelos de los pasajeros.”
De hecho, Alternativa Sindical está planeando extender la huelga de vigilantes de Ilunion al de Barajas a los aeropuertos de Barcelona-El Prat y Seve Ballesteros de Santander.
Por su parte, el sindicato, que representa a un 20% de los vigilantes de seguridad del aeropuerto de Madrid, y representantes de la empresa Ilunion, han sido convocados para mañana viernes por el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) para tratar de evitar la huelga y llegar a una posible solución entre todas las partes. “No tenemos muchas esperanzas en esta reunión ya que los primeros contactos entre el Comité de Huelga con la dirección de Recursos Humanos de la empresa, que se produjeron el pasado lunes, finalizaron sin llegar a ningún acuerdo”, ha explicado el portavoz del sindicato, Alberto García.
Los trabajadores piden a Ilunion, que se adjudicó un contrato por 58,2 millones, que cumpla con los pluses, como los de radioscopía, rotación o productividad acordados con la patronal y Fomento en una mesa de trabajo en septiembre de 2017. García ha añadido que, desde que Ilunion comenzó su convenio con el aeropuerto, aplicó el suyo propio, que mejora al colectivo y no contempla pluses, por lo que no los abonó en ninguna de las cuatro nóminas que ha pagado hasta el momento. Según la antigüedad o el puesto, pueden llegar a alcanzar los 200 y 300 euros.
Este últimos meses no ha estado exento de otros conflictos laborales en el sector de las aerolíneas. En primavera, los controladores aéreos franceses provocaron que el espacio aéreo español se viera afectado por su huelga, por proximidad geográfica. Vueling canceló decenas de vuelos con llegada o salida en El Prat. Por otra parte, en julio se inició una huelga de tripulantes de cabina de Ryanair en varios países de Europa, que afectaron a decenas de miles de viajeros. Tal fue la magnitud de la huelga que la aerolínea tendrá que indemnizar a los pasajeros con 40 millones de euros, como explicó Cinco Días. A esta se ha sumado la de los pilotos de Ryanair registrada durante la semana pasada.

Normas