La crisis pasa factura a las nuevas pensiones, que siguen a la baja

La jubilación media de los asalariados es de 1.387 euros al mes

El retiro anticipado con recorte de pensión empieza a remitir

La crisis pasa factura a las nuevas pensiones, que siguen a la baja

El pasado mes de julio la Seguridad Social se gastó 9.032 millones de euros en pagar la nómina mensual de 9,62 millones de pensiones que existen en el sistema. Un mes antes, en junio, fue la primera vez que este gasto mensual superaba el récord de los 9.000 millones de euros.

Este gasto, dejando al margen la actualización o subida de las pensiones, crece por sí mismo a un ritmo interanual de alrededor del 3%. Esto se explica porque el número de pensiones está aumentando ahora un 1,13% anual y el efecto sustitución (provocado por el hecho de que la cuantía de las nuevas pensiones es mayor que la de los que fallecen) eleva el coste en aproximadamente un 2,2% al año. En concreto, las nuevas pensiones de jubilación que se dieron de alta en junio pasado (último dato disponible) ascendían a una media de 1.282 euros al mes, frente a una media de 989 euros de las pensiones que se dieron de baja ese mes por el fallecimiento de sus perceptores.

Pero este avance del gasto en pensiones contributivas sería aún mayor si la crisis no hubiera afectado a las nuevas pensiones, especialmente las de los trabajadores asalariados, que se han dado de alta en los últimos años.

De hecho, la cuantía de las nuevas pensiones de jubilación del Régimen General –al que pertenecen ocho de cada diez cotizantes al sistema– lleva tres años consecutivos descendiendo. En junio pasado la pensión media de jubilación del régimen general era de 1.387,79 euros, un 0,1% menos que la cuantía de estas nuevas prestaciones hace un año. Se trata del tercer ejercicio consecutivo en el que estas nuevas altas son inferiores a las del año precedente.

Esta caída se produce porque, pese a que los nuevos pensionistas llegan cada vez con mejores y más largas carreras de cotización, en estos últimos ejercicios se está dejando notar el efecto de la jubilación de los trabajadores que fueron despedidos en la crisis y aguantaron con peores cotizaciones hasta que han podido jubilarse de forma anticipada, con la penalización de la pensión que esta fórmula supone.

El jubilado anticipado recibe una penalización en la cuantía de su pensión de alrededor de un 6% o 7% por cada año que adelanten su retiro respecto a la edad legal de jubilación en ese momento.

Por eso, esta menor cuantía de las nuevas pensiones de jubilación en el Régimen General está directamente relacionada con el constante incremento de la jubilación anticipada. Esta modalidad de retiro no ha cesado de aumentar progresivamente desde que se inició la crisis.

En 2008 las jubilaciones anticipadas representaban el 23,6% de todos los retiros y han llegado a suponer más del 31% en 2015 y 2016. A medida que se consolide la recuperación es previsible que estas jubilaciones vuelvan a bajar. De hecho, el pasado año representaron el 29,3%.

Normas