Podemos, PDeCAT y ERC se abstendrán en la votación del déficit y torpedean el proyecto económico del Gobierno

La propuesta buscaba flexibiliza en cinco décimas el margen de déficit público para 2019

El Gobierno sufre un duro golpe al constatar su debilidad en el Parlamento

Las ministras de Hacienda María Jesús Montero, la ministra Portavoz Isabel Celaá, y de Economía Nadia Calviño, durante la rueda de prensa celebrada la pasada semana
Las ministras de Hacienda María Jesús Montero, la ministra Portavoz Isabel Celaá, y de Economía Nadia Calviño, durante la rueda de prensa celebrada la pasada semana EFE

Unidos Podemos, ERC y PDeCAT han anunciado que se van a abstener en la votación de la senda de déficit y el techo de gasto que tendrá lugar este viernes en el Pleno del Congreso. El Gobierno de Pedro Sánchez había aprobado la nueva senda de consolidación fiscal, que tenía que ser aprobada en el Congreso y en el Senado, donde el PP cuenta con mayoría absoluta.

La propuesta socialista flexibilizaba en cinco décimas el margen de déficit público  para 2019lo que suponía cerca de 6.000 millones más de gasto para las administraciones públicas. Era el primer examen importante del Ejecutivo de Sánchez para el próximo año, pero sin el apoyo de Podemos y las fuerzas nacionalistas, la propuesta será rechazada. 

El PP y Ciudadanos ya habían anunciado su negativa a la propuesta del Ejecutivo, que sólo cuenta con el respaldo del PNV. Con la abstención de Unidos Podemos, de ERC y del PdCat, no saldrá adelante en el Congreso. La nueva senda fijaría los objetivos de déficit para el conjunto de las administraciones en el 1,8% del PIB en 2019, el 1,1% en 2020 y en el 0,4% en 2021, cuando la anterior era del 1,3%, el 0,5% y superávit, respectivamente.

En concreto, de las cinco décimas en las que se amplía el objetivo de déficit para 2019, una sería para la Administración Central, dos para las comunidades autónomas y otras dos para la Seguridad Social, con el fin de hacer frente al desequilibrio de las cuentas. En cuanto a las dos décimas para las comunidades autónomas supondrían unos 2.500 millones de euros más para las regiones. En definitiva, alrededor de 6.000 millones de euros de gasto adicional respecto al diseño del anterior Gobierno de Mariano Rajoy.

Con la abtención anunciada por Podemos y los nacionalistas catalanas, el Gobierno de Pedro Sánchez sufre un duro golpe que amenaza con bloquear todo su proyecto económico. La aprobación en el Congreso de los nuevos objetivos de déficit era el primer paso para la elaboración de unos Presupuestos para 2019 menos restrictivos, aunque la senda de déficit también necesita del visto bueno del Senado, que el PP no va a apoyar. De hecho, desde Podemos ya habían advertido de que la aprobación en el Congreso iba a ser en vano ante el bloqueo del PP a la senda de déficit en el Senado.

Unidos Podemos, según fuentes del grupo parlamentario, considera que se trata de "un techo de gasto diseñado para conseguir el voto del PP, ya que las cifras impulsadas por el Gobierno "dejan 5.000 millones de oxígeno presupuestario por el camino".

Por su parte, el PDeCAT ha anunciado que se abstendrá alegando la "falta de negociación" por parte del Gobierno. "Ya dijimos que había que negociar y llegar acuerdos, no ha sido así", ha subrayado en un mensaje en Twitter el portavoz parlamentario del PDeCAT, Carles Campuzano.

El Gobierno contaba con lograr al menos el respaldo del Congreso a los nuevos objetivos de déficit, aunque no salieran adelante en el Senado. En tal caso, se volvería a la senda de déficit anterior, la prevista por Rajoy, más restrictiva, y se diseñarían igualmente unos Presupuestos para 2019. Sin embargo, ante el varapalo que se prevé reciba hoy en el Congreso con la abstención de Podemos y los nacionalistas catalanes, el Gobierno constata su falta de apoyos y las serias dificultades para gobernar con tan solo 84 diputados. Así, necesita del respaldo de las fuerzas políticas que apoyaron a Sánchez en la moción de censura para aprobar en las Cortes el Presupuesto del próximo año.  

 

 

 


Normas