Bankia alerta de que un impuesto a la banca afectará a su solvencia

La entidad ganó 515 millones hasta junio, un 0,1% más, en plena integración con BMN

El consejero delegado no descarta aún una venta de paquetes de la entidad este año

Bankia
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado, José Sevilla.

Bankia ha advertido hoy de que imponer un impuesto específico a la banca no sólo afecta a la cotización en Bolsa del sector sino que acabará mermando la rentabilidad, ya de por sí baja, y teniendo un impacto en la solvencia del sistema. El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, en rueda de prensa, ha explicado que justificar un impuesto "basándose en que la banca gana mucho es sencillo", pero ha insistido en que el "gran reto" es que el sector tiene que ser rentable.

Y como ejemplo ha asegurado que los bancos tienen que tener una rentabilidad superior al 9% o 10% únicamente para cubrir el coste de capital, lo que pocas entidades españolas logran, y si el sector no es rentable, ha advertido, se acaba poniendo en peligro la solvencia. En el caso de Bankia, en el que el Estado tiene el 61% de su capital, su rentabilidad es del 8,3%. 

El banquero, además, ha defendido impulsar un marco fiscal homogéneo en Europa para que la banca compita "en igualdad de condiciones", ya que tener una mayor carga impositiva en España se puede convertir en una desventaja para las entidades españolas en un entorno europeo. El consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, aseguró ayer en la presentación de resultados del gigante bancario que imponer una tasa a la banca sería una desventaja competitiva frente a sus rivales europeos, y amenazó con cambiar la estructura legal del grupo si se implanta una doble imposición en los dividendos.

La consejera delegado de Bankinter, María Dolores Dancausa, también ve "absolutamente injusta" la iniciativa de Pedro Sánchez de imponer un impuesto a la banca, asegurando que es una herramienta de "patas cortas", pues el sector "no lo aguanta todo".

Sevilla ha afirmado en la presentación de los resultados trimestrales de Bankia que el Gobierno deber tomar una decisión sobre la imposición de un impuesto a la banca "con visión global". A lo que ha añadido como advertencia que en el impacto de un impuesto a la banca debe pensarse "en lo mejor para los accionistas", y en el caso de Bankia el mayor titular es el propio Estado.

La carga fiscal que tenga Bankia es "importante" y afecta al precio de la acción, ha añadido, antes de considerar que parte del mal comportamiento de la banca en Bolsa en las últimas semanas se debe a la incertidumbre acerca de los planes del Gobierno y cómo van a afectar a los beneficios del sector.

Mantiene el beneficio en plena integración con BMNN

Bankia mantiene el resultado en 515 millones de euros de enero a junio, cifra similar a los 514 millones de hace un año (sube un escaso 0,1%). Este resultado se consigue una vez que el banco ha aumentado los ingresos por comisiones por la mayor actividad comercial y, al tiempo, ha reducido los gastos por los ahorros derivados de la fusión con BMN.

Según explica la entidad financiera en una nota, el banco "ha recuperado el dinamismo de su actividad en el segundo trimestre, después de un primer trimestre muy centrado en la integración", y eso se ha reflejado en la evolución de beneficios, que desde abril a junio se han elevado a 285 millones de euros, un 24,2% superior a los tres primeros del año.

En la cuenta de resultados, el margen de intereses aumentó un 5,3% en el semestre a raíz de la integración y compensó la repreciación de la cartera hipotecaria y el menor rendimiento de la cartera de renta fija tras la rotación de carteras realizada en 2017 y 2018. A perímetro constante, habría caído un 9,8%.

Los ingresos por comisiones crecieron un 25,6% (un 1,4% con tamaño homogéneo) hasta 534 millones, gracias al "buen dinamismo comercial en la entidad, que se observó especialmente en el crecimiento en la concesión de crédito y en medios de pago". Al tiempo, el resultado de operaciones financieras aumentó un 11%, hasta 291 millones.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha explicado que “Bankia ha retomado el pulso comercial en este segundo trimestre del año, tras acometer la integración tecnológica con BMN, y ha adelantado la captación de sinergias de esta operación, lo que nos ha permitido lograr un beneficio de 515 millones de euros, en línea con lo previsto en nuestro presupuesto”.

Por su parte, Sevilla ha detallado que el segundo trimestre “se ha caracterizado por el incremento de la actividad comercial, que ha permitido registrar importantes crecimientos en la formalización de hipotecas, de créditos al consumo y de financiación a empresas”.

“Además, hemos conseguido incrementar en 112.000 el número de clientes con ingresos domiciliados, gracias al posicionamiento del banco y a la política de no cobrarles comisiones”, apuntó Sevilla, para añadir que “esta mejora en la actividad comercial ha estado acompañada de una reducción en los créditos dudosos y los activos adjudicados de 1.700 millones de euros y en un nuevo crecimiento de las ratios de solvencia, que nos permite mantenernos a la cabeza de los grandes de la banca española”.

Privatización

Sevilla ha insistido en que lo importante a la hora de llevar a cabo el proceso de privatización de la entidad es "hacer las cosas bien y buscar un buen momento", aunque no descarta que este año pueda llevarse a cabo la venta de algún paquete de acciones.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) todavía posee el 60,63% del capital social de Bankia, repartido en 3.084 millones de acciones. El Estado debe vender esta participación a inversores privados dentro de un plazo que finaliza el 31 de diciembre de 2019, si bien podría ampliarse por la vía del Real Decreto si el Gobierno así lo decidiese y contase con los apoyos para ello.

De momento, el Gobierno insiste en que no hay prisa para vender su participación. Aunque la acción de la entidad se va deteriorando también como consecuencia de los aún tipos de interés negativos que afectan más a Bankia que a otros de los grandes bancos, como una diversidad mayor de negocio y geografías.

El ERE por la fusión con BMN se ha materializado en un 87%

El proceso de reducción de plantilla previsto en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) al que se acogieron los trabajadores de Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) en el marco de la fusión entre ambas entidades se ha materializado en un 87% y el proceso finalizará antes de que termine el año, según ha anunciado el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, durante la presentación de las cuentas semestrales de la entidad.

De los alrededor de 2.000 empleados que se acogieron al acuerdo, quedan pendientes algo menos de 300 personas por salir de la entidad, representativas del 13% del total.

Normas