El ‘cohousing’ llega a España como alternativa a la compra y alquiler

Nacen las cooperativas de vivienda sobre suelo compartido

El proyecto piloto será financiado por Triodos Bank y Fiare Ética

Maqueta del primer poryecto de viviendas cohousing que se construirá en el sur de Madrid
Maqueta del primer poryecto de viviendas cohousing que se construirá en el sur de Madrid

 

Compra, alquiler y ahora también cohousing. Es el nuevo –y casi desconocido– modelo de gestión inmobiliaria que acaba de aterrizar en España. Un sistema basado en la formación de cooperativas en régimen de cesión de derecho de uso de la vivienda.

Bajo esta fórmula, el cooperativista adquiere el derecho de uso de la vivienda y los espacios comunes, mientras que la propiedad del inmueble es de la cooperativa. Este derecho de uso puede ser indefinido, transmitido o heredado.

Maqueta interior de la casa
Maqueta interior de la casa

Este tipo de vivienda colaborativa, muy extendida en países del norte de Europa y Uruguay, es “una alternativa a la casa tradicional. Se vive en comunidad y se comparten los servicios básicos; mediante la fórmula del cooperativismo se diseña de forma consensuada el espacio, que cuenta con viviendas privadas pero con espacios comunes, como cocina, salas multiusos, zonas de ocio y recreativas, espacios verdes o zonas infantiles”, explica Beatriz García, gerente de construcción sostenible de Triodos Bank, desde donde “apostamos por un modelo inmobiliario no especulativo”.

La primera promoción de cohousing en España se llevará a cabo en Madrid, en el distrito de Usera, al sur de la capital. Se trata de la cooperativa Entrepatios Las Carolinas, que contará con 17 viviendas ecológicas, de entre 60 y 80 m2 de superficie y otros 300 m2 de áreas comunes. Cada socio aporta 50.000 euros –incluida la compra de suelo–.

En este primer desembolso cada socio pagará una cuota mensual no retribuible de unos 700 euros mensuales. El resto de la financiación del proyecto, hasta un total de 3.292.000 euros, es aportado al 50% por dos entidades de banca ética, Triodos Bank y Fiare Banca Ética. La construcción empezará en breve y estará finalizada en un plazo de 18 meses.

El patio de mi casa

Fuera de nuestro país el cohousing es una filosofía de vida: “Diseñar en común y vivir en común. Algo contracultural en España donde está muy arraigado el modelo de propiedad privada, muy individualista. Llevará tiempo que la sociedad acepte otras fórmulas”, indican desde Entrepatios Las Carolinas.

A propósito de las susceptibilidades que podría levantar la toma de decisiones en este modelo colaborativo teniendo en cuenta la idiosincrasia de los españoles, Leo Besansón, socio director de Lógica Eco, gestora del proyecto, es tajante: “No creemos que el temperamento de los españoles sea el que se ve representado en las reuniones usuales de las comunidades de vecinos”.

La propiedad colectiva “reduce costes, consumos e impactos ecológicos, al compartir recursos, espacios y servicios. Hay prestaciones que una persona sola no podría pagarse, pero que al compartirlo con la comunidad son viables”.

“Este es un tema crítico en las cooperativas de derecho de uso de personas mayores, en las que comparten servicios necesarios, que serían imposibles para ellas en cualquier otro modelo”.
Todos coinciden en que el derecho de uso permite tener lo mejor de los modelos tradicionales –alquiler o compra– y evita la especulación con el precio.

Tres claves

Diseño de entrepatios.
Diseño de entrepatios.

Cohousing. “Intenta evitar que todo el mercado se rija exclusivamente por la propiedad privada y la especulación con el precio de la vivienda”, señala Leo Besansón, de Lógica Eco.

Banca ética. “Debe ser el aliado financiero en la expansión del cooperativismo de vivienda, en un sector tan complejo como la construcción que necesita grandes presupuestos”, indica Juan Garibi, director de Fiare Banca Ética.

Ecológico. El edificio, de los primeros que se construyen con estructura de madera, será de máxima eficiencia energética, asegura Iñaki Alonso, CEO del estudio de arquitectura Satt, responsable del proyecto.

Normas