Las claves del programa económico de Casado para liderar el PP

Propone bajar el tipo máximo de IRPF al 40% y Sociedades al 10% y suprimir el de Patrimonio, Sucesiones

El economista Daniel Lacalle ha sido el encargado de diseñar esta política

Las claves del programa económico de Casado para liderar el PP

Pablo Casado es desde hoy el nuevo presidente del Partido Popular. Tras vencer a Soraya Sáenz de Santamaría con el 57,2% de los votos, el diputado por Ávila se convierte en el primer líder del partido conservador en ser elegido a través de primarias y no por designio de su sucesor, tal como fue el caso de Mariano Rajoy. Entre sus principales propuestas económicas destacan la bajada del IRPF, de sociedades y la suprimir el impuesto de patrimonio, donaciones y sucesiones.

Como primera propuesta, Casado pretende bajar el tipo máximo de IRPF del 45% al 40%. Una medida de corte liberal que pretende reducir la recaudación del Estado y con ello favorecer la creación de empleo, así como dar un impulso a la inversión.

En la misma línea va dirigida la rebaja del impuesto de sociedades del 25% al 10%. Eso sí, de manera gradual. De esta forma, desde el nuevo PP se pretende que aumente el beneficio de las empresas y que el Estado recaude por otros cauces como el IVA.

Por último, y como principal eje de su futura política económica, Casado está decidido a suprimir los impuestos de patrimonio, donaciones y sucesiones por “regresivos, injustos y completamente inmorales", según declaró Daniel Lacalle, encargado de diseñar el programa económico del líder popular.

El nuevo presidente ha querido centrar su política económica en la fiscalidad. Para ello, ha incluido en su equipo al economista Daniel Lacalle que ha perfilado este programa de corte liberal y pensado para satisfacer a una amplia mayoría de los militantes del PP. Algo que puede traducirse como menos gestión de urgencia y más acorde con los valores fundacionales del partido.

Lacalle ya estuvo en el ojo de otro miembro del PP para su fichaje, aunque en aquella ocasión se vio truncado. En abril de 2015, Esperanza Aguirre aireó que contaba con Lacalle entre sus filas de asesores, lo que más tarde no llegó a concretarse. Ahora el economista vuelve a probar suerte en la política en el mismo partido que hace tres años.

No solo en la campaña, sino también en su primer discurso ya como líder del PP reiteró su promesa de bajar impuestos. En este mismo discurso se refirió a uno de los asuntos que centró la agenda política en los estertores del Gobierno de Rajoy, las pensiones. Casado prometió, como ha venido haciendo en campaña, un sistema de pensiones “excelente, pero también sostenible y justo”.

Sin precisar cómo abordará este desafío más allá de que “las pensiones serán sostenibles gracias al crecimiento del empleo”, Casado rechaza la intención del Gobierno de Sánchez de financiar el sistema con la introducción de impuestos finalistas a la banca, el diésel o las tecnológicas. Hace apenas unos meses, el Ejecutivo de Rajoy aprobó en los Presupuestos de 2018 un alza de las pensiones del 1,6%, de acuerdo al IPC. Un indicador que la reforma del PP de 2013 retiró y que ahora ha recuperado el Pacto de Toledo para los periodos de bonanza económica.

De un modo similar a las pensiones, Casado prometió en su discurso un sistema sanitario sostenible “sin confrontación partidista ni facturas en el cajón”. También políticas de incentivo de la natalidad, conciliación y defensa de la familia.

En materia energética, el líder popular recuerda una de las propuestas estrella de su alma máter ideológica cuando estaba en el Gobierno, Jose María Aznar. Reclamó en el Congreso un Pacto Nacional por el Agua para afrontar el reto del cambio climático y la búsqueda de nuevas fuentes de energía. Una propuesta que muchos asistentes jalearon con el recuerdo del plan de trasvases de Aznar.

Finalmente Casado aboga por una reforma de la Administración, que abra la puerta a que la retribución de los funcionarios dependa de sus méritos. Así como se compromete a impulsar la unidad de mercado (que favorece la libre circulación de bienes y servicios por todo el territorio nacional).

Pablo Casado nació el 1 de febrero de 1981 en Palencia. Fue una de las grandes apuestas de Rajoy para intentar rejuvenecer la cúpula del PP tras la irrupción de los nuevos partidos ­–Podemos y Ciudadanos- en la política española. Tras el triunfo de la moción de censura que hizo caer al anterior presidente del Gobierno, su posterior dimisión y el anuncio por primera vez de primarias en el partido, Casado decidió que era su hora de liderar el PP. Algunos exministros del anterior ejecutivo como María Dolores de Cospedal, Juan Ignacio Zoido y José Manuel García-Margallo respaldaron su candidatura en la última vuelta.

Normas