Sabadell vende a Cerberus su cartera inmobiliaria con un valor neto de 3.900 millones

El fondo tendrá un 80% del capital de la nueva sociedad y la entidad el 20% restante

Sabadell se anotará provisiones de 92 millones y desconsolidará los activos del balance

Edificio de Sabadell en Alicante
Edificio de Sabadell en Alicante

Banco Sabadell ha finalizado el proceso de venta de la “práctica totalidad” de sus activos inmobiliarios. Finalmente ha sido Cerberus el fondo que se ha adjudicado la operación. Según anunció este jueves la entidad financiera a la CNMV, Cerberus adquirirá dos carteras de activos denominados Challenger (activos adjudicados del propio Banco Sabadell) y Coliseum (activos procedentes de CAM) con un valor bruto contable conjunto de 9.100 millones de euros y un valor neto de 3.900 millones de euros.

Tras conocerse la noticia, la acción de la entidad llegó a subir un 3,7% en la apertura de la Bolsa. La cotización cerró la jornada con una subida más moderada, del 0,54%, hasta 1,39 euros. Según añadió Banco Sabadell, la operación exigirá provisiones adicionales de aproximadamente 92 millones de euros, si bien contribuirá “positivamente” a mejorar la rentabilidad.

En cuanto a la solvencia, la venta aporta un impacto positivo en el ratio de capital CET1 (fully loaded) de alrededor de 13 puntos básicos. Banco Sabadell transmitirá las carteras a “una o varias” compañías de nueva creación en las que Cerberus tendrá el 80% y la entidad, el 20% restante. Banco Sabadell y Cerberus suscribirán un acuerdo para regular sus relaciones como socios.
Solvia Servicios Inmobiliarios, que seguirá estando participada íntegramente por Sabadell, continuará prestando los servicios de gestión integral de los activos inmobiliarios “en régimen de exclusividad”, según la nota.

El cierre de la operación, una vez se obtengan las autorizaciones y se cumplan las condiciones de cada una de las carteras, implicará la transmisión del control de los activos inmobiliarios y, en consecuencia, su “desconsolidación del balance del grupo Banco Sabadell”. Varios los fondos fueron los que presentaron ofertas para adquirir las carteras. Además de Cerberus, Blackstone y Lone Star también participaron en la puja hasta el final.

La venta del inmobiliario de Sabadell a Cerberus es la última de una serie de operaciones con las que la banca se está deshaciendo de sus activos problemáticos, auspiciada por el Banco Central Europeo.

Cos pide que se acelere el proceso en toda la banca

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ve necesario que se complete el proceso de reducción de activos problemáticos de los balances de los bancos, así como abordar el efecto del cambio regulatorio y mejorar los niveles de rentabilidad.

Así lo indicó este jueves el máximo responsable del Banco de España en su toma de posesión como miembro del Consejo de Estado, donde también hizo referencia a los que considera los principales retos a los que se enfrenta la economía española, como el elevado nivel de deuda pública, el desempleo o la financiación del Estado de bienestar.

“A pesar de los significativos avances de los últimos años, el sector financiero sigue enfrentándose a retos de calado”, subrayó, en referencia a los activos tóxicos que aún pesan sobre los balances bancarios, los reducidos niveles de rentabilidad y a los “profundos” cambios regulatorios, tecnológicos y competitivos, informa EP.

También ve necesario que se complete la Unión Bancaria a través de un mecanismo de respaldo financiero común para el Fondo Único de Resolución y mediante la creación de un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos.

El pistoletazo de salida lo dio hace un año Santander, que vendió a Blackstone la mitad del negocio inmobiliario de Popular, valorado en 30.000 millones ,e integrado por la cartera de inmuebles adjudicados, créditos dudosos procedentes del sector inmobiliario y otros activos relacionados con esta actividad. La operación se realizó con la creación de una sociedad controlada por el fondo y que permita a Santander liberarse de la carga tras la compra de la entidad. A esta sociedad Popular traspasa el negocio constituido por los activos señalados al que se suma también el 100% del capital de Aliseda, la gestora inmobiliaria de Popular. La valoración atribuida a los activos en España (inmuebles, créditos, y activos fiscales, sin incluir Aliseda) es de, aproximadamente 10.000 millones de euros.

Por su parte, Caixabank, otras de las entidades financieras afectadas, vendió este junio a Lone Star activos inmobiliarios por 7.000 millones.

BBVA, por su parte, firmó también este mes de junio la venta de Sintra una cartera de crédito promotor por 1.000 millones de euros. Está compuesta por préstamos de promociones de viviendas terminadas, distribuidas por la geografía española, en Andalucía, Madrid, Valencia y Cataluña. Con esta operación, puso prácticamente el broche a su estrategia de reducir por completo su exposición al riesgo inmobiliario en España, en la mitad del tiempo previsto inicialmente.

BBVA estima que, con todas las operaciones anunciadas desde diciembre de 2016, ha recortado en cerca de 20.000 millones de euros su exposición a este sector. La operación más relevante de BBVA ha sido el acuerdo con Cerberus, firmado en noviembre pasado y que se cerrará previsiblemente en el tercer trimestre de este año. El negocio inmobiliario contemplado en este acuerdo está compuesto por 78.000 activos inmobiliarios con un valor bruto contable de 13.000 millones de euros.

Normas