Economía abrirá las solicitudes de las ‘fintech’ para entrar en el ‘sandbox’ este mismo año

El Ministerio impulsa el “Anteproyecto de Ley de transformación digital del sistema financiero”

Exigirá a las compañías que participen un seguro para resarcir a posibles damnificados

Economía abrirá las solicitudes de las ‘fintech’ para entrar en el ‘sandbox’ este mismo año

El esperado sandbox, un campo de pruebas desregulado -pero bajo atenta vigilancia de las autoridades- para testar sobre el terreno nuevos modelos de negocio de las nuevas firmas financieras de corte tecnológico (fintech), será una realidad este año.

Así lo espera al menos el Ministerio de Economía, que este miércoles ha dispuesto para consulta pública el texto del “Anteproyecto de Ley de transformación digital del sistema financiero” en el que se incluye la regulación de un “Sandbox”.

El texto de la norma establece que la primera fecha de presentación de solicitudes al espacio controlado de pruebas se abrirá en “el plazo de un mes desde la aprobación de esta ley”, con un límite que establecerá la Secretaría General del Tesoro y Financiación Internacional que en todo caso debe establecerse dentro del ejercicio 2018, según el texto provisional. A partir de ahí, "en el mes siguiente a la fecha de finalización del plazo e admisión de solicitudes", se hará el listado de admitidos.

Así, Economía requerirá a las compañías interesadas en participar en el campo de pruebas que lo soliciten antes de fin de año, aunque el sandbox en sí podría echar a andar en 2019. De momento, el documento estará disponible para consulta de ciudadanos y asociaciones interesadas (principalmente las de fintech y banca) para realizar aportaciones hasta el 7 de septiembre.

“Con esta medida, España se suma a los países a la vanguardia  tecnológica que cuentan con sistemas similares para acompañar la transformación digital del sistema financiero”, ha defendido el ministerio que dirige Nadia Calviño en un comunicado.

La regulación dará libertad para probar nuevos modelos de innovación financiera para las que de momento no existe una regulación específica, con la idea de estudiar su comportamiento en el mercado antes de establecer una normativa ad hoc.

El campo de pruebas, en todo caso, estará delimitada en el tiempo, y contará con límites en cuanto a su alcance y volumen de mercado. Es más, Economía ha previsto una serie de garantáis para proteger a los potenciales usuarios de estos nuevos servicios digitales.

En concreto, los participantes en el sandbox deberán contar con “garantías financieras suficientes para cubrir la responsabilidad por los daños y perjuicios en los que pudieran incurrir”, en forma de “seguros, avales bancarios o fianzas”.

Más alla, Economía avanza que el proyecto se llevará a cabo bajo la vigilancia de las autoridades competentes, en particular los supervisores financieros, lo que a priori involucraría tanto al Banco de España como a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Además, los participantes deberán tomar las precauciones oportunas para proteger la confidencialidad de los datos y operativa de los clientes.

Reacción del sector

“Consideramos muy positivo que el nuevo Gobierno y, en concreto, el Ministerio de Economía y Empresa, continúen la iniciativa del sandbox”, ha celebrado este miércoles desde la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI). “Como patronal del sector hemos manifestado ya nuestro deseo de trabajar de manera conjunta con el Gobierno dado que el ecosistema fintech sigue creciendo y demostrando que puede aportar valor al sector financiero, además de innovación y crecimiento al país a través del fomento del empleo”.

De hecho, estudios sectoriales como el de Finnovate establecen que las fintech crearán unos 4.500 puestos de trabajo en el próximo año, como adelantó hace meses este diario.

“Las fintech son un acelerador de la transformación digital de la banca y, en general del sector financiero. Seguimos considerando el sandbox un espacio perfecto para que todos los participantes del sector financiero puedan llevar a cabo iniciativas conjuntas. Por otra parte, de esta manera se apoya al fomento del emprendimiento, tan necesario en nuestro país”, concluyen desde AEFI.

“No podemos más que felicitarnos porque el nuevo Gobierno haya recuperado y dado prioridad a este proyecto; podremos discutir los detalles, en particular el régimen de plazos y frecuencia de las convocatorias para presentar proyectos, pero el reconocimiento de que es posible acceder a un campo de pruebas, como lo llama el Anteproyecto, en el que la actividad del promotor se regirá por el protocolo que acuerde con el o los supervisores que corresponda, junto con normas claras de protección de los inversores, es buena noticia”, ha expuesto, por su parte desde la Asociación de Crowdlending en España (ACLE).

Esta asociación subraya dos ideas del texto: la primera, que las entidades financieras de base tecnológica se consideren activo apto para la inversión de las entidades de capital riesgo o las entidades de inversión colectiva cerradas; y la segunda, el establecimiento explícito del principio de proporcionalidad para la autorización del proyecto, una vez que éste salga del campo de pruebas. 

Normas