Ericsson se llevará sus centros de I+D a Portugal si le cobran la ‘tasa Google’

José Antonio López, presidente y consejero delegado, asegura que es un impuesto injusto

La compañía elevó el tono de las críticas contra las intenciones de la ministra de Hacienda de recuperar este proyecto de Cristóbal Montoro

Fachada de las oficinas de la compañía Ericsson en Madrid.
Fachada de las oficinas de la compañía Ericsson en Madrid.

El presidente y consejero delegado de Ericsson España, José Antonio López, advirtió ayer que si le cobran a su compañía el nuevo impuesto a las empresas tecnológicas que estudia el Gobierno, lo que se conoce como “tasa Google”, se llevará sus centros de I+D a Portugal.

“Si a mí mañana me cobran un 3 % por los ingresos, los centros que tenga de I+D en España los cierro mañana. Me los llevo a Portugal todos, pero todos. No dudo ni un día en tomar la decisión”, dijo López en una entrevista con Efe.

El directivo eleva así el tono de las críticas emitidas por la patronal tecnológica DigitalES, sobre el anuncio de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de recuperar el proyecto de su antecesor, Cristóbal Montoro, de aplicar un gravamen a las empresas tecnológicas.

El directivo reclamó al Gobierno “claridad” sobre sus planes y dió a entender que un impuesto generalizado al sector tecnológico podría, incluso, llevar a algunas empresas a salir del país. “Si lo que el Gobierno decide es ‘Quiero cobrarlo a todos’, cuanto antes lo sepamos, mejor. Luego ya veré si aquí uno cierra sus sedes o no las cierra”, aseguró.

López instó al Ejecutivo a “recuperar” el origen de la tasa, que era gravar a una serie de empresas que no pagan impuestos como el resto, porque no tienen una presencia de sus entidades legales aquí y declaran sus ingresos en otros sitios.

“¿Ése es el país que usted quiere? Pues fenomenal, pero entonces seamos claros, porque lo que busca es sólo recaudación, no busca corregir una injusticia fiscal”, añadió. El directivo insitió en que “no puede ser” que vengan unas empresas OTT (que prestan servicios sobre internet) y “no paguen impuestos”, cuando compañías como la suya, para competir con ellas, sí tienen que hacerlo. López tachó de “discriminatorio” que se quiere imponer este impuesto a empresas que llevan creando empleo y pagando impuestos en España durante 94 años.

Ericsson tiene a 2.500 trabajadores en España, de los cuales 700 están en los dos centros de I+D que la compañía tiene en Madrid (520) y Málaga (180).

Normas