Los madrileños gastan en seguros más del doble que los canarios

Cada español dedica una media de 1.358 euros en pólizas de seguros

El año pasado mejoró la rentabilidad del sector, hasta llegar al 12% sobre los recursos propios

Una sucursal de Mapfre, en Madrid.
Una sucursal de Mapfre, en Madrid.

Cada español gastó una media de 1.358 euros en seguros en 2017, una cifra que supone una caída de un 1% respecto a los 1.371 euros del ejercicio anterior, según se desprende del informe El mercado español de seguros elaborado por Mapfre. Las diferencias entre comunidades autónomas son notables: los madrileños, con 1.607 euros de gasto per capita, dedican más del doble que los canarios a pagar pólizas de seguros (753 euros).

Tras Madrid, las tres regiones con un mayor gasto en seguros son Cataluña (1.494 euros), Navarra (1.485 euros) y Aragón (1.382 euros). Al otro lado de la balanza se sitúan comunidades como Ceuta y Melilla, con una prima per cápita de 658 euros, seguida de Canarias (754 euros), Murcia (798 euros) y Extremadura (810 euros).

En cuanto al tipo de póliza, el mayor gasto correspondió a seguros de no vida (coches, hogar, salud, accidentes...), a los que se destinaron una media de 728 euros, entre otras razones por la obligatoriedad del seguro del automóvil. Los seguros de vida acapararon 630 euros, frente a los 669 euros de 2016.

La industria del seguro ingresó en términos agregados un total de 63.410 millones de euros en 2017, lo que representa una caída del 0,7% , debido a la "gran variabilidad" del segmento de vida, especialmente en los seguros de vida-ahorro, que compiten con otros productos financieros como depósitos o fondos de inversión. Además, el sector representó el 5,45% del Producto Interior Bruto (PIB) de España, lo que supone 25 puntos básicos menos que un año antes, cuando alcanzó su máximo histórico en el 5,71%.

Según ha explicado el director general del servicio de estudios de Mapfre, Manuel Aguilera, durante la presentación del documento, el descenso de las primas se debe básicamente a la caída de los seguros de vida en un 5,6%, hasta los 29.407 millones de euros, condicionado "fuertemente" por los bajos tipos de interés.

No obstante, este descenso se compensó parcialmente con el incremento del 4% de los seguros de no vida, que acumulan cuatro años consecutivos al alza, cuyas primas ascendieron a 34.003 millones de euros, gracias a la recuperación de la actividad económica y a la mayor capacidad de consumo de las empresas y los hogares.

El desempeño del mercado asegurador español se ralentizó en 2017 y se separó de la tendencia de franca expansión iniciada en 2014. "Este comportamiento se hace patente en el hecho de que los índices de penetración, densidad y profundización registraron ligeras caídas respecto año previo", ha subrayado. Esto ha llevado al sector a mantenerse por debajo del promedio de las principales quince economías de la Unión Europea (UE).

Para cerrar la brecha de aseguramiento, que se observa más acentuada en el segmento de los seguros de vida, Aguilera cree que en España es necesario que se gestionen más ahorros. "Claramente en este país el ahorro a medio y largo plazo es un aspecto que tiene que desarrollarse", ha aseverado.

Tal y como ha dicho, la pirámide poblacional española anticipa uno de los mayores niveles de longevidad de todo el mundo. "Esto es un problema, sobre todo con el tema de las pensiones", ha precisado.

Para el directivo, aunque las pensiones públicas son un "pilar fundamental", deberían completarse mediante la combinación de un sistema basado en el ahorro individual, que permita lograr los ingresos suficientes para el futuro.

En cuanto a la rentabilidad, en 2017 se mantuvo la tendencia ascendente, pasando la rentabilidad sobre recursos propios (ROE, por sus siglas en inglés), del 10,7% en 2016 al 12% en 2017. La solvencia del sector sigue mostrando una situación saneada, con un ratio del 240%, con lo que se duplica el mínimo de capital regulatorio exigible.

Normas