Investigación

Sacyr se desmarca del amaño de contratos y despide a sus empleados en prisión por el caso Enredadera

El grupo asegura que los detenidos eludieron los controles internos "para su beneficio particular"

La compañía suspende de empleo temporalmente a otros cinco trabajadores de Gespol

Manuel Manrique, presidente de Sacyr.
Manuel Manrique, presidente de Sacyr.

Dos despidos y cinco suspensiones de empleo. Este es el resultado que, por el momento, arroja la investigación interna llevada a cabo por Sacyr tras verse inmersa en un fuerte escándolo por el supuesto amaño de contratos públicos. En el epicentro de este caso de corrupción, destapado por un juzgado de Badalona y la Fiscalía Anticorrupción, se encuentra su filial Gespol, especialista en software y sistemas de contro de tráfico. Pero Sacyr se desmarca.

Los dos trabajadores en prisión preventiva, en el marco de la operación Enredadera, han sido expulsados de la organización tras "eludir de forma premeditada los controles de Sacyr". La empresa que preside Manuel Manrique afirma en un comunicado que "actuaron al margen de Sacyr para su beneficio particular e infringieron gravemente el Código de Conducta". A estos dos despidos disciplinarios se suman las cinco suspensiones de empleo entre una plantilla de 31 trabajadores.

La trama corrupta habría manipulado los datos de tráfico y accidentes para justificar la instalación de radares. Una vez tomada la decisión, los pliegos de esos concursos podrían haber sido adaptados para favorecer a Gespol a cambio del pago de comisiones a cargos públicos y responsables policiales.

"Sacyr se siente gravemente perjudicada por estas prácticas y tomará las medidas oportunas para solicitar la indemnización, por los perjuicios económicos y daños reputacionales, a la que considere que tiene derecho", explica la constructora, que añade su disposición a seguir colaborando con la Justicia.

La empresa niega haber participado en las actuaciones investigadas, por las que 600 agentes de policía registraron medio centenar de ayuntamientos en toda España y practicaron más de 40 detenciones. Gespol entró en el perímetro de Sacyr en 2016 y factura 1,2 millones al año. Desde su adquisicón ha generado unos ingresos para el grupo de infraestrcuturas de unos 1,5 millones.

Normas