El arte de negociar las tarifas automovilísticas

El presidente de EE UU, Donald Trump, puede llegar a un acuerdo arancelario con la UE

Un empleado trabajando en la fábrica de BMW en Dingolfing (Alemania).
Un empleado trabajando en la fábrica de BMW en Dingolfing (Alemania). EFE

El presidente de EE UU, Donald Trump, se ha hecho un nombre como negociador. Sin embargo, los inversores están reaccionando con cautela ante la idea de que pueda llegar a un acuerdo sobre las tarifas de los automóviles con la Unión Europea. Su prudencia es sensata.

El embajador de EE UU en Alemania dijo a los directivos de los fabricantes que el presidente abandonaría la amenaza de un aumento de aranceles sobre las importaciones de automóviles en Europa si la UE cancelase el suyo, del 10%, sobre los vehículos enviados desde EE UU.

Esa es una buena noticia para BMW, Daimler y Volkswagen, que en conjunto vendieron alrededor de 990.000 vehículos importados en Estados Unidos el año pasado, según Deutsche Bank. Gran parte de ese negocio no sería rentable si Trump aumentara el arancel de EE UU sobre las importaciones de automóviles en Europa al 20%. No es de extrañar que las acciones de las automotrices europeas subieran entre un 3% y un 5% el jueves. Las ganancias son, sin embargo, modestas en comparación con la caída de los precios de sus acciones debido a las preocupaciones arancelarias.

En su pico de enero, BMW, Daimler y Volkswagen tenían un valor promedio de 8,1 veces las ganancias de este año, según datos de Eikon. Incluso después del aumento, el múltiplo promedio de ganancias por adelantado es un quinto más bajo que en enero.

Las estimaciones de ganancias por acción de Daimler y Volkswagen para 2018 también han disminuido en un 3% y un 5% respectivamente durante el mismo periodo. Los inversores tienen buenas razones para frenar su entusiasmo. Si la información de su cuenta de Twitter sirve de guía, la principal queja de Trump es la tarifa del 10% del automóvil de Europa, que es más alta que el 2,5% que los Estados Unidos aplican a las importaciones similares.

Sin embargo, la revista Wirtschaftswoche informó en mayo de que Trump le dijo al presidente francés, Emmanuel Macron, que su verdadero objetivo era excluir por completo a los fabricantes de automóviles prémium alemanes de EE UU. Uno de sus tuits más recientes, con el lema ¡Constrúyelos aquí!, solo aumenta la confusión de los inversores acerca de su objetivo final. En este clima, la precaución es el mejor valor.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas