Ser becario en China abre puertas al mercado laboral

Estudiantes de teleco e informática pasarán dos semanas en la sede central de Huawei

Con estas experiencias adquieren bagaje formativo, pero también cultural

Vista de la ciudad de Shenzhen, al sur de China.
Vista de la ciudad de Shenzhen, al sur de China. Getty Images

Mañana, 10 universitarios españoles cogerán un avión rumbo al distrito chino de Longgang, al sur del país. Esta región, bajo la administración directa de la ciudad-subprovincia de Shenzhen, en la frontera con Hong Kong, alberga las sedes principales de grandes empresas que eligen este enclave por su situación geográfica. Una de ellas es Huawei, que, como otras compañías del gigante asiático, invita desde hace seis años a estudiantes de varios países del mundo a formarse y a conocer sus instalaciones, así como la cultura y forma de trabajar del país.

Hace dos años, uno de los que vivió la experiencia fue Guillermo Martínez, de 23 años y entonces estudiante de Organización Industrial en la Universidad Rey Juan Carlos. “Primero fuimos a Pekín, a la Universidad de Lenguaje y Cultura, donde dimos unos cursos intensivos del idioma y donde adquirimos ciertas nociones de la cultura del país”. Algo que, explica, suele ser habitual en estas iniciativas, ya que el salto que hay entre China y Occidente es demasiado acusado como para no recibir ayuda o asesoramiento. “Comíamos allí, nos relacionábamos con la gente, y los viajes que hacíamos alrededor de la ciudad nos mostraban esas diferencias y peculiaridades culturales, que son muchas”, cuenta. Algo que le ha dado un bagaje importante, ya que “conocer y entender otros entornos es muy importante si trabajas en un ambiente internacional, y solo puedes hacerlo si los vives en primera persona”.

En esta edición, el programa, bautizado como El Futuro de las TIC, está destinado a estudiantes de segundo y tercer curso de Ingeniería de Telecomunicaciones o Informática, de hasta 26 años de cualquier universidad española. “El objetivo es identificar contenidos o áreas de tecnología con especial potencial de desarrollo para formar a jóvenes que están terminando sus respectivos ciclos, y así ayudarles en la búsqueda de empleo posterior”, explica María Luisa Melo, portavoz de Huawei. Es importante recordar, continúa, que la división de la multinacional de cada país es la que decide bajo qué parámetros lleva a cabo la iniciativa, en función de su mercado. “Aquí en España nos decantamos por la formación directa y concreta para universitarios”, añade.

Así, hasta la fecha, la filial española ha enviado a 75 estudiantes del país al gigante asiático, ya que otros años, los que han viajado han sido 15 o incluso 20 jóvenes. En esta ocasión, la estancia durará dos semanas, en las que se alternará la formación en las instalaciones de Huawei con unos días en Pekín. Desde el punto de vista del desarrollo profesional, recalcan desde la compañía, la experiencia es totalmente provechosa para el futuro de los invitados. “Da la oportunidad de conocer otro continente y una forma de trabajar realmente diferente. Además, la mayoría de la estancia tiene lugar en la sede central, donde se acumula un mayor número de empleados, de recursos, de oportunidades, de centros de innovación, de proyectos de I+D+i y de fábrica. Es una forma de conocer cómo funciona una gran multinacional desde dentro”, señala Melo.

Estos pasos, apunta la citada portavoz, también los seguirán los estudiantes de la promoción de 2018, para luego viajar a la sede de la tecnológica. “En Shenzhen recibirán clases y formación por las mañanas, además de tener prácticas en el laboratorio, visitas por las fábricas y un examen final. Este es un programa formativo completo”, recalca.

Una de las mayores ventajas, ilustra Martínez, es lo práctico que resulta el programa, “ya que va más allá de la teoría”. De esta forma, como proveedor tecnológico, los ámbitos que los estudiantes tocarán en el corazón de Huawei serán el de la red de telecomunicaciones, el Cloud Computing, el del internet de las cosas, el 5G, el big data y la configuración de estación base de 4G. “El programa sirve para que los universitarios tengan una visión amplia de todo lo que hace la compañía. Son conocimientos, además, que les servirán en su futuro profesional”, asegura Melo, no sin añadir que otro de los objetivos es el de enriquecer los contenidos teóricos que los jóvenes han recibido en España. Ahora que se habla tanto de la brecha que hay entre aula y empresa, “iniciativas así sirven de puente entre la formación didáctica y la realidad laboral”.

Martínez, por ejemplo, recuerda que la experiencia le sirvió para ver en primera persona el funcionamiento real de una gran organización. “La formación y los seminarios me sirvieron para entender, como ingeniero industrial, la gestión de una planta industrial y por qué la estructura de trabajo y los productos eran de tal forma”, prosigue. También es útil “el peso en el currículum que un viaje así puede tener”, apunta el joven, que a día de hoy trabaja diseñando juguetes en Juguetrónica a la par que impulsa Ayúdame 3D, un proyecto personal por el que construye prótesis con impresoras 3D para personas necesitadas.

Los estudiantes españoles, provenientes de varias universidades, sobre todo de la Rey Juan Carlos y de la Carlos III, coincidirán en China con otros jóvenes de Noruega y Bahrain. Tras el viaje, recalca Melo, todos ellos se reúnen con recursos humanos para evaluar la experiencia y dejar registrados sus datos en la bolsa de empleo de la compañía. “Eventualmente, alguno de los participantes ha estado vinculado posteriormente a Huawei”, explica.

Un destino al alza para las prácticas y la formación

También en la universidad. Las de Huawei no son las únicas prácticas para españoles ofrecidas en el gigante asiático. Desde hace casi 15 años, la Fundación ICO otorga 25 becas formativas anuales para estudiantes españoles. Hasta la fecha, tiene convenio con la Beijing University y la University of International Business and Economics. Aunque es preciso tener nociones básicas de chino mandarín, el porgrama incluye clases del idioma, el coste de la matrícula y el alojamiento fuera o dentro del campus, así como los gastos de traslado, el seguro médico y una cantidad para gastos personales.

Más allá de la tecnología. Arquitectura, ingeniería, turismo, comercio internacional, consultoría, finanzas, diseño gráfico... Son solo algunas de las ramas con las que trabaja la organización Go&Work Asia, con sede en Barcelona y Shanghái, que asesora a estudiantes españoles que quieren realizar sus primeras prácticas laborales en estas y otras materias.

Normas