España pierde 235.000 turistas británicos y alemanes hasta mayo

Son los dos primeros mercados emisores y suponen un 35,7% del total de entradas

La llegada de viajeros extranjeros creció un 2% en los cinco primeros meses de 2018

Turistas en la playa de Los Cristianos (Tenerife)
Turistas en la playa de Los Cristianos (Tenerife)

España recibió 28,5 millones de turistas en los cinco primeros meses de 2018, lo que supone un crecimiento del 2% respecto a las cifras registradas en 2017, año en el que se batieron todos los records de llegadas de viajeros extranjeros, con un balance de 81,8 millones. Las cifras muestran un comportamiento radicalmente diferentes por países de procedencia.

Por un lado, los tres principales mercados emisores (Reino Unido, Alemania y Francia) dan muestras de deterioro o estancamiento, mientras que el resto muestra síntomas de mejoría. La estadística hecha pública esta mañana por el INE muestra que entre enero y mayo han llegado 6,26 millones de viajeros de Reino Unido, lo que supone una pérdida de 139. 733 viajeros (un 2,3% menos), y 3,9 millones de Alemania, lo que representa una merma de 95.072 turistas (un 2,7% menos). La caída de turistas de ambos países, que suman un 35,7% del total de viajeros que recibe España, se ha elevado a 235.000 viajeros en los cinco primeros meses del año. Muchos de ellos habrán optado por destinos competidores, como Turquía, Grecia o Egipto, que han hecho una rebaja de precios muy importante para tratar de recuperar los viajeros perdidos durante los últimos cuatro años. El lobby Exceltur calculaba que solo este año podrían cambiar su destino de vacaciones 12 millones de viajeros que en 2017 optaron por España. La llegada de viajeros desde Francia, el tercero en importancia, ha crecido un 0,6%, mientras que las de Países Nórdicos lo han hecho un 3,4%. Italia y Holanda, quinto y sexto por importancia, han subido un 0,9% y un 8,9%, respectivamente. Especialmente significativo, dentro de la UE, es el incremento de Portugal, con un alza del 12,8%.

El deterioro de los mercados tradicionales, sin embargo, se ha visto compensado por el buen comportamiento de otros destinos, especialmente los de fuera de la UE, en los que el peso del tipo de cambio es muy importante. Un dólar fuerte eleva el poder adquisitivo de los turistas asiáticos y americanos para viajar a la zona euro. El pasado mes de febrero, el euro llegó a tocar máximos al cambiarse por 1,25 dólares; desde esa fecha inició una senda descendente que le ha llevado hasta los 1,15 dólares, lo que supone una caída del 8%.

EUR x USD 1,1419 0,821%

Esta apreciación del billete verde ha sido aprovechada por esos viajeros. En los cinco primeros meses del año han llegado casi un millón de viajeros procedentes de EE UU, con un crecimiento del 10,8% respecto al mismo período de 2017. Del epígrafe Resto de América (en el que se incluyen los turistas procedentes de Canadá, México y de los grandes países sudamericanos o centroamericanos) han llegado 1,3 millones, con un alza del 12,4%. En el resto del mundo, en el que se encuadran los grandes emisores de Asia y África, la llegada de viajeros creció un 5,8% en tasa anual.

Cataluña, la más perjudicada


Balance. En los cinco primeros meses del año, la llegada de extranjeros a Cataluña cayó un 2,1%, la mayor entre las seis grandes autonomías turísticas. Entre enero y mayo ha perdido 85.000 viajeros, pese a que los expertos vaticinaban que el ajuste del último trimestre de 2017, como consecuencia del proceso iniciado con el referéndum del 1-O, no se iba a repetir.

Madrid y Comunidad Valenciana. Al igual que ha sucedido con las empresas que han cambiado de sede social como consecuencia del procés, los turistas extranjeros que han abandonado Cataluña han optado mayoritariamente por Comunidad Valenciana y Madrid, como alternativas. Ambas crecieron más del un 5% en el citado período.

 

 

Normas