El déficit del Estado cae un 8,2% hasta mayo y se sitúa en el 1,19%

Los ingresos crecen un 8,4%, por encima del aumento del gastos, del 5,1%

La recaudación de IVA, IRPF y Sociedades permite una evolución positiva

La ministra de Hacienda María Jesús Montero (i) conversa con el diputado popular y exministro Cristóbal Montoro.
La ministra de Hacienda María Jesús Montero (i) conversa con el diputado popular y exministro Cristóbal Montoro.

El incremento de los ingresos públicos ha permitido cerrar mayo con una reducción del 8,4% interanual del déficit del Estado, que se sitúa en los 14.493 millones de euros. Este volumen equivale a un 1,19% del PIB español, lo que lo sitúa 0,17 puntos porcentuales por debajo de la cota registrada en el mismo mes del año anterior.

Así figura en los datos de ejecución presupuestaria y déficit difundidos este jueves por el Ministerio de Hacienda, que destacan que la mejora responde a un incremento de los recursos públicos, que crecen un 8,4%, por encima del aumento, del 5,1%, que también han experimentado los gastos. Los datos de recaudación, sin embargo, también mandan a su vez un mensaje de cautela.

El aumento de los recursos no financieros del Estado, que alcanzan los 68.794 millones de euros, responde fundamentalmente a un alza en la recaudación de impuestos. La carga impositiva, que supone un 87% de los recursos no financieros, ascienden a 59.573 millones, un 7,4% más, según los datos facilitados por Hacienda.

El detalle de la recaudación facilitado ayer por la Agencia Tributaria muestra, sin embargo, que la recaudación por el impuesto de Sociedades cae con fuerza, un 20,8% debido al aumento de las devoluciones realizadas en los primeros meses del año. Aún en términos homogéneos, estos ingresos solo crecen un 2,4% frente al objetivo presupuestario de elevarlos un 4,8%, lo que promete complicar la consecución de los objetivos fiscales. Mejor avanzan la recaudación del IRPF, que sube un 6,9%, y el IVA, con un alza del 3,5% frente al mismo periodo de 2017.

España busca concluir el año con un déficit del 2,2% o, al menos, bajar del 3% para salir del procedimiento de déficit excesivo de Bruselas.

Una buena noticia es que las comunidades autónomas han dejado de ser el pesado lastre que fueron al encarar esta senda fiscal, con un déficit del 0,20% en abril, lo que supone una caída del 31,1% anual. El foco está puesto ahora en reconducir las cuentas de la Seguridad Social, que cerró 2017 con el mayor déficit de su historia, si bien hasta abril tenía un superávit de 2.263 millones, un 0,19% del PIB, el 8,3% más.

Normas