Uber vuelve a las vías de Londres solo con rasguños

La ‘app’ recupera su permiso para operar en la capital, aunque es más corto de lo previsto

La app de Uber, junto con postales de Londres, en la capital británica.
La app de Uber, junto con postales de Londres, en la capital británica.

La parada en boxes de Uber podría haber sido mucho peor. La app recuperó el martes su permiso para operar Londres. Su nueva licencia es más corta de lo esperado, y las concesiones a los reguladores aumentarán los costes. Pero el CEO, Dara Khosrowshahi, mantiene en la carretera su servicio en el mercado más importante de Europa, y en el buen camino sus ambiciones de OPV.

El fallo del martes es la señal más fuerte hasta la fecha de que Khosrowshahi ha llevado Uber más allá del gusto del fundador Travis Kalanick por la “confrontación por principios” con los reguladores. Vale, la confianza no se ha recuperado aún. La nueva licencia de 15 meses es notablemente más corta que la anterior de cinco años (Uber esperaba que fuera de 18 meses). Transport for London, que regula los autobuses, trenes y taxis de la ciudad y que el año pasado acusó a la compañía de tener una política de seguridad irresponsable, claramente quiere seguir vigilándola, y el alcalde de Londres, Sadiq Khan, compara la nueva licencia con un período de prueba.

Pero la mejora de la gobernanza de su consejo de administración en Reino Unido y las promesas de mejorar la denuncia de actividades delictivas por parte de los conductores son pasos en la dirección correcta. Otras concesiones, como el seguro de enfermedad y lesiones para casi 50.000 conductores de Reino Unido, son costes añadidos para una empresa que perdió 950 millones de euros en el cuarto trimestre de 2017. Los intentos de engatusar a los reguladores dándoles gratis los datos generados por sus vehículos también debilitan la capacidad de Uber de llevarse una parte de un mercado que podría valer 28.400 millones de euros en 2025, según estimaciones de Frost & Sullivan.

Sin embargo, mantener el acceso al mercado de Londres, el más importante de Uber en Europa, era crucial, mientras Khosrowshahi prepara el negocio para su debut en Bolsa en 2019. Junto con la resolución de una disputa sobre secreto industrial con la unidad Waymo de Alphabet a principios de este año, es una abolladura menos para una valoración que ya ha caído casi un tercio, hasta 41.000 millones de euros, según la última ronda de financiación de Uber. Un nuevo comienzo en Londres, aunque solo sea por 15 meses, la pone de nuevo en marcha.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas