Las ‘startups’ de la luz desafían la hegemonía de las cinco grandes

Captan uno de cada cinco usuarios que cambian de empresa

Pero su cuota aún es muy pequeña comparada con la de otros países

Comercializadoras de luz independientes

Descontentos con el servicio y la falta de claridad en las facturas, los consumidores están empezando a descubrir que hay más opciones aparte de Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, EDP y Viesgo. Son comercializadoras pequeñas, que compran la energía en el mercado libre, a menudo 100% renovable y que no forman parte de ninguno de los cinco grandes grupos eléctricos, razón por la cual reciben el apelativo de independientes.

En los últimos tres años, estas startups de la luz han crecido más que en los 12 anteriores. En 2003 España dividió el mercado de baja tensión en dos categorías: regulado y libre. La diferencia sustancial estriba en la fijación de las tarifas, que en el primer caso depende del Gobierno y en el segundo, de la competencia.

Las cinco grandes eléctricas también operan en el mercado libre a través de subsidiarias, por lo que es útil distinguir entre comercializadoras integradas en alguna de ellas y las independientes de verdad, por decirlo de alguna manera. Pues bien, desde 2003 hasta 2015, la cuota de estas últimas dentro del mercado libre apenas creció.

En cambio, en los últimos tres años ha pasado del 6,4% al 9,1%, es decir, de 970.949 a 1,6 millones de usuarios entre hogares y pymes, de acuerdo con un análisis elaborado por la independiente Podo en base a estadísticas oficiales del organismo supervisor, la CNMC.

Podo sostiene que en menos de año y medio el sector podría acercarse a niveles de Reino Unido, pero Holaluz no ve un punto de inflexión

Pero acaso lo más interesante, según Podo, es que la tendencia de estas empresas a ganar cuota se acelera. Al cierre del año pasado, uno de cada cinco consumidores que cambiaron de comercializadora lo hicieron a independientes. Esto deja su tasa de captación en el 20,6%. Si este ritmo se mantiene, la firma estima que España podría alcanzar a un mercado más maduro como Reino Unido (donde la electricidad se liberalizó en 2001 y la tasa es del 30%) en menos de año y medio.

“Es muy pretencioso hablar de punto de inflexión”, discrepa Carlota Pi, cofundadora de Holaluz. “En cualquier otro país europeo, incluyendo Francia, la cuota de mercado de las independientes varía entre el 20% y el 25%, mientras que en Reino Unido llega al 35%. En Francia, una empresa disruptora como Direct Énergie tiene más de tres millones de clientes. En España no hay ninguna que se le parezca ni mínimamente”, sostiene. “Entonces, sí, estamos mejor que antes, pero todavía nos queda mucho recorrido”, añade.

Según Podo, empresa fundada por los creadores de Ono, el crecimiento de los últimos tres años responde al descontento de los consumidores con las eléctricas tradicionales. En el último barómetro de la CNMC, publicado en octubre pasado, la electricidad continúa siendo el servicio peor valorado por los hogares españoles. Los motivos principales son su elevado precio y la falta de claridad en las facturas.

Paradójicamente, una desventaja de contratar el suministro con proveedores del mercado libre es que las tarifas suelen ser fijas, es decir, que el consumidor no se beneficia cuando el precio de la energía en el mercado mayorista cae, así como tampoco se perjudica cuando sube, algo que sí ocurre en el mercado regulado.

Las cifras

1,6 millones de usuarios tienen las comercializadoras independientes, el 9% del mercado libre.

20,6% es la tasa de captación de clientes de estas empresas. En Reino Unido, esta cuota es del 30%.

8 días es el tiempo medio que tarda el cambio de proveedor de luz. El máximo es de 21 días.

Pi mantiene al respecto que en el caso particular de Holaluz, no creen en una tarifa indexada al mercado mayorista porque la incertidumbre de poder ahorrar algún euro –estima que céntimos– no compensa el riesgo de acabar pagando bastante más. La razón es que uno de los componentes de la tarifa en el mercado regulado es fijo (la potencia) y superior al del mercado libre.

En Podo aceptan que la tarifa no es el atractivo principal de las independientes. En su caso, por ejemplo, el ahorro medio es de un recibo mensual al año (como si pagase 11 meses en lugar de 12).

En su opinión, el despegue de estas empresas reside más bien en el aprovechamiento que hacen de la tecnología para prestar servicios diferenciales a clientes cada vez más duchos en el manejo de apps y comparadores online. Podo, por ejemplo, utiliza inteligencia artificial para entregar a sus usuarios reportes sobre su consumo y compararlo con la media de su clientela.

Tres centenares de compañías

Agentes. En España operan en el mercado libre unas 388 compañías, pero muchas de ellas pertenecen a los cinco grupos de referencia. Las 10 totalmente independientes que protagonizan el cambio son Feníe, Holaluz, Enara, Podo, Gestornova, Audax, Alcanzia, Aldro, Watium y Factor Energía.

Las líderes. Según los últimos datos publicados por la CNMC, al tercer trimestre de 2017, CIDE HC Energía y Feníe son, entre las independientes, las dos más grandes, con el 2,4% y 1,7% de los puntos de suministro, respectivamente.

Normas