Draghi promete que el BCE será “paciente” con la subida de tipos de interés

El banquero reconoce que la incertidumbre se ha incrementado

El BCE reducirá en septiembre las compras de deuda a 15.000 millones

Luis de Guindos y Mario Draghi, vicepresidente y presidente del BCE, junto a Peter Praet, economista jefe de la entidad, en Sintra.
Luis de Guindos y Mario Draghi, vicepresidente y presidente del BCE, junto a Peter Praet, economista jefe de la entidad, en Sintra. REUTERS

No hay marcha atrás. La normalización monetaria por parte de los bancos centrales es ya un hecho. El Banco Central Europeo ya dejó clara la semana pasada su hoja de ruta para la retirada de los estímulos económicos sobre la zona euro. Su presidente Mario Draghi avisó entonces que los tipos se mantendrán en los niveles actuales hasta al menos el verano de 2019, o el tiempo que la institución considere necesarios para alcanzar sus objetivos de estabilidad de precios y de inflación.

“Seguiremos siendo pacientes en la elección del momento para una primera subida de tipos de interés y seguiremos de ahí en adelante un abordaje gradual para ajustar la política” monetaria, aseguró este martes Draghi en el foro anual que el BCE celebra estos días en Sintra, Portugal.

El BCE decidió además la semana pasada ampliar las compras de deuda hasta el mes de diciembre, aunque en menor cuantía. Así, a partir de septiembre las reducirá de 30.000 millones de euros a 15.000 millones. Draghi se ha comprometido a que la política monetaria se mantendrá “paciente, persistente y prudente” en líneas generales, y repasó la situación macroeconómica de la zona euro, en la que hay una buena recuperación de empleo y se mantiene “el círculo virtuoso entre empleo y consumo”, según explicó.

El banquero italiano insistió en que la retirada de las compras de deuda se debe a la mejora económica si bien reconoció que es innegable que la incertidumbre se ha incrementado” por la posibilidad de un aumento del proteccionismo, un alza en el precio de los combustibles y el temor a la “volatilidad” del mercado financiero. Por el contrario, la política fiscal de Estados Unidos podría servir de estímulo al crecimiento de la economía global.

El encuentro organizado por el BCE está centrado en la fijación de los precios y salarios de las economías más avanzadas, aspectos que tienen su relevancia en la evolución de los precios de la zona euro. Draghi explicó ayer que los sueldos comienzan a moverse al alza, y subrayó que los recientes convenios salariales firmados en países como Alemania, Francia o España, apuntan a la continuación de esta dinámica salarial. “Hay indicios de que la moderación en el crecimiento salarial del sector público, que en el pasado había lastrado el crecimiento salarial agregado, está comenzando a relajarse”, dijo.

Sin ecos de la tempestad del año pasado

Las palabras. Hace justo un año Draghi afirmó que “el BCE va a acompañar la recuperación ajustando sus políticas”. Unas pocas palabras que dispararon las rentabilidades en el mercado de deuda y que se interpretaron como un preanuncio de la retirada gradual de estímulos económicos.

El euro emprendió su camino alcista, y pasó de los 1,11 dólares hasta los 1,20, que tocó en agosto del año pasado. Los bancos también se vieron beneficiados en Bolsa.

Normas