Francia insiste: la zona euro necesita un presupuesto propio

El objetivo es ayudar mejor a los países en dificultades

Alemania se inclina por prestar apoyo a corto plazo a través del MEDE

Angela Merkel y Emmanuel Macron durante el G7 en Charlevoix, Canadá
Angela Merkel y Emmanuel Macron durante el G7 en Charlevoix, Canadá EFE

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, insistió en la necesidad de un presupuesto propio para la eurozona para asistir mejor a los países en dificultades y calificó de insuficiente la opción de recurrir únicamente al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

En declaraciones que publica este sábado "Der Spiegel", Le Maire calificó el planteamiento de la canciller alemana, Angela Merkel, de prestar apoyo a corto plazo a través del MEDE a los países que involuntariamente se ven sumidos en una crisis de "idea interesante" que puede servir de base.

"Pero para decirlo con claridad: esto únicamente no es suficiente. Esta propuesta no convierte en prescindible un presupuesto propio para la eurozona", subrayó.

En el marco de la unión monetaria, los países del euro renunciaron a una parte de sus competencias en materia de política monetaria, recordó el ministro.

"Por eso necesitamos un instrumento para cubrir la falta de opciones de reaccionar a una crisis, lo que supone también llevar la solidaridad a la práctica. Y lo que me resulta importante en el contexto alemán: no se trata de una unión de transferencias", precisó, al referirse al temor existente de que los países más ricos se vean obligados a financiar a sus socios menos prósperos.

Le Maire subrayó, además, que la propuesta francesa sólo va dirigida a los 19 países de la eurozona y no a todos los miembros de la Unión Europea (UE).

"Aun así, ambos se beneficiarán, tanto la eurozona como la UE", aseguró.

De lo que se trata ahora, continúo, es de unir en un conjunto de disposiciones "coherente y razonable" que logre ambas cosas -el crecimiento y la estabilidad de la eurozona- las propuestas de Merkel, de su ministro de Finanzas, Olaf Scholz, y del presidente francés, Emmanuel Macron, agregó.

"Nos encontramos en una encrucijada: o nos diluimos en una obra inacabada y defraudamos a los estados miembros de la unión monetaria y al resto del mundo, que confía en una eurozona fuerte y en un pronto acuerdo, o nos enfrentamos a los desafíos y hacemos historia", dijo.

Merkel, por su parte, volvió a apostar hoy por contribuir con respuestas francoalemanas a los grandes desafíos que enfrenta Europa y subrayó la importancia de seguir avanzando hacia una unión económica y monetaria que fortalezca la moneda común ante una crisis y permita garantizar un crecimiento estable y sostenible para todos los miembro de la zona euro.

En su habitual vídeomensaje de los sábados, la canciller aludió al Consejo de Ministros francoalemán previsto este martes en Meseberg, a las afueras de Berlín, y a su encuentro con el presidente francés, Emmanuel Macron, donde tiene previsto abordar la reforma de la unión económica y monetaria.

En la misma línea se expresó ayer en su discurso pronunciado en un acto para celebrar los 70 años de economía social de mercado en Alemania, al subrayar su voluntad de seguir "desarrollando el MEDE como símbolo de solidaridad intergubernamental en un momento de crisis monetaria hacia un instrumento a largo plazo".

Normas