Mapfre asegura el primer coche autónomo que circula por Madrid

El vehículo asegurado se encuentra en fase de pruebas

El automóvil es parte del proyecto ‘Autocitis’, de la española Indra

Mapfre ha anunciado este viernes que ha asegurado el primer coche autónomo que circula por Madrid. Este vehículo, que es eléctrico, pertenece al proyecto “Autocitis”, que está desarrollando la empresa española Indra en las ciudades de Madrid, París y Lisboa. El automóvil recorre el carril Bus-Vao de la carretera A-6. El objetivo del programa es evaluar la seguridad, la comunicación entre coches, la toma de decisiones ante avisos como congestiones de tráfico, las obras en carretera o las condiciones meteorológicas. La póliza para asegurar este vehículo, al ser eléctrico, incluye algunas coberturas especiales como la carga rápida en 30 minutos, en caso de que el coche se quede sin batería en la carretera.

Según estimaciones de MSI, empresa consultora especialista en el mercado automovilístico, en el escenario más optimista, el vehículo autónomo pasará de representar el 0,5% de las matriculaciones en 2020, al 20% en 2030. En el más conservador, en caso de que no se den los adelantos tecnológicos y legales necesarios, este tipo de coches solo representarán el 10%.

Este tipo de vehículos fueron seriamente cuestionados tras los dos accidentes mortales que provocaron el pasado mes de marzo en Estados Unidos. Detractores de esta tecnología, como el lobby Consumer Watchdog, critican la permisividad de algunos estados americanos, donde hay muchos coches sin conductor y que según ellos representan un peligro para el ciudadano, por ser una tecnología todavía en desarrollo. Expertos como Enrique Dans, profesor del IE Business School, aseguran que esta tesis no es cierta. “La tasa de bajas por vehículo autónomo y por miles de kilómetros recorridos es muy inferior a la tasa de accidentes mortales que ocurren con la conducción tradicional”, señala, aduciendo que “la tecnología no es peligrosa. Está en fase de pruebas y todas las tecnologías registran fallos cuando están en rodaje”.

Fabricantes como Ford y BMW pretenden ofrecer vehículos completamente autónomos en 2021, Volkswagen ya tiene su prototipo Sedric de conducción sin volante y sin pedales y Tesla sigue perfeccionando su programa Autopilot. Incluso empresas que no se dedican a la automoción como Google y Baidu, también apuestan por el coche autónomo. Nadie se quiere perder un mercado, que los expertos cifran en un valor de más de 482.500 millones de euros en todo el mundo.

Normas