Rolls-Royce despedirá a 4.600 trabajadores en los próximos dos años

Dos tercios del recorte de personal serán en su plantilla de Reino Unido

Este plan supone eliminar al 10% de los empleados

Warren East, consejero delegado de Rolls-Royce.
Warren East, consejero delegado de Rolls-Royce. Reuters

La compañía británica Rolls-Royce, que se dedica principalmente a la fabricación de motores de avión y de coches de lujo, ha anunciado este jueves que pretende echar a 4.600 empleados en los próximos dos años. El plan de recorte se centrará en aquellos puestos de trabajo que la empresa considere que actualmente están duplicados, sobre todo los de carácter administrativo, y no afectará a los ingenieros de la compañía. Dos tercios del recorte de personal se harán en las plantas que la entidad tiene en Reino Unido. El programa pretende eliminar el 10% de la fuerza de trabajo actual de Rolls-Royce.

La empresa precisó que, del total, 1.500 empleos serán eliminados a finales de este 2018, mientras que habrá más recortes en 2019 y la medida quedará completada a mediados de 2020. "Estamos proponiendo la creación de una organización mucho más optimizada. Tenemos que reducir significativamente el tamaño de nuestro centro corporativo, eliminando complejidad y duplicación, algo que nos hace demasiado lentos, poco competitivos y muy caros", explicó el consejero delegado de la compañía, Warren East.

El objetivo de la compañía es ahorrar en torno a 456 millones de euros (400 millones de libras) al año para 2020. "Rolls-Royce se encuentra en un momento crucial en su historia", dijo East. "Estamos preparados para convertirnos en el líder mundial en motores de aviones grandes. Pero queremos que el negocio sea de clase mundial como nuestra ingeniería y tecnología", añadió.

Rolls-Royce tiene 55.000 empleados en todo el mundo, de los cuales 26.000 están en Reino Unido, y de estos, 15.700 en la ciudad británica de Derby. East se ha propuesto que la empresa tenga un flujo de caja libre de mil millones de libras para 2020, aproximadamente 1.141 millones de euros. Casi cuatro veces más que en 2017, cuando la compañía registró 273 millones de libras, unos 311 millones de euros.

Los mercados recibieron con optimismo el plan de ajuste de la compañía y las acciones de la empresa han subido este jueves más de un 6,5% en la bolsa de Londres.

Normas