Japón, destino bursátil estrella después de años de ostracismo

El mejor fondo español de 2017 invertía en Bolsa nipona

Hay firmas de capital riesgo buscando firmas para comprar

Una sala de corretaje de acciones en Tokio (Japón).
Una sala de corretaje de acciones en Tokio (Japón).

El año pasado, el mejor fondo de inversión español no tenía ninguna posición en el Ibex, ni en el S&P 500, ni en el Footsie británico. El Japan Deep Value, gestionado por Marc Garrigasait, logró un 37,4% comprando acciones de empresas niponas de pequeña y mediana capitalización.

La Bolsa de Japón ha pasado 25 años estancada y fuera del radar de los inversores, pero ahora todas las grandes gestoras internacionales han vuelto a fijarse en el potencial de las cotizadas niponas.

“Creemos que el país puede presentar muy buenos retornos, por sus ocho trimestres consecutivos de crecimiento económico, por las bajas tasas de paro, por la sólida posición financiera de sus compañías y por los bajos precios a los que cotizan”, sintetiza Paul Kirby, gestor del fondo Legg Mason Martin Currie Japan Absolute Alpha.

Kirby recuerda que frente a las retiradas de estímulos monetarios en Estados Unidos y Europa, la tensiones comerciales o las fricciones políticas en países de la Unión Europea pueden generar importantes caídas en las Bolsas occidentales, “mientras que Japón sigue siendo una isla de relativa calma, y a precios baratos”.

Las compañías japonesas cotizan a un precio de 14 veces beneficio. El nivel es similar al de las cotizadas europeas, “pero las japonesas han duplicado sus beneficios desde 2012 pero el mercado no lo ha reconocido.

La resurrección de la Bolsa nipona es una realidad desde hace cuatro años. En 2014 subió un 10%, en 2015 un 24%, en 2016 un 6,3% y en 2017 un 11%. Sin embargo, ha sido durante los últimos 12 meses cuando los flujos de fondos internacionales han vuelto a prestar atención a Japón.

“Muchas empresas niponas tienen un flujo enorme de caja y un sólido balance financiero, pero están infravaloradas en Bolsa, esto ha hecho que haya muchos fondos de capital riesgo buscando oportunidades de compra. Si el mercado bursátil no reconoce el valor de estas empresas, lo harán los inversores privados”, reflexionaba recientemente Marc Garrigasait.

El máximo responsable de Goldman Sachs para Bolsa japonesa, Ichiro Kosuge, explicaba ya en 2016 a Cinco Días en una entrevista que las políticas expansivas puestas en marcha por el Gobierno de Shinzo Abe (conocidas popularmente como Abenomics) constribuirían a que el Nikkei y otros índices bursátiles siguieran revalorizándose. Estas medidas han llegado incluso a que el banco central de Japón compre directamente acciones de empresas niponas.

Los responsables de selección de fondos de A&G Banca Privada recomendaban recientemente cuatro vehículos atractivos para invertir en Japón:Tokio Marine, Melchior Japan Advantage,Aberdeen Japanese Equity y Capital Group Japan Equity

Normas