Bolsa

Kosuge: “El Nikkei puede subir otro 10% este año”

El experto resalta el profundo saneamiento que han realizado las empresas niponas

Ichiro Kosuge, jefe de Goldman Sachs AM para la Bolsa de Japón
Ichiro Kosuge, jefe de Goldman Sachs AM para la Bolsa de Japón

La Bolsa japonesa ha tenido un comportamiento sobresaliente en los últimos años. El Nikkei logró un retorno del 9,7% el año pasado, un 7,1% el anterior, un 57% en 2013 y un 23% en 2012, impulsado por las medidas económicas del Gobierno de Shinzo Abe (conocidas popularmente como Abenomics). La gran incógnita ahora es si esa combinación de política monetaria ultralaxa y medidas fiscales expansivas pueden seguir empujando al Nikkei. El máximo responsable de renta variable japonesa en Goldman Sachs AM, Ichiro Kosuge, cree que sí, que las empresas niponas seguirán dando buenas noticias en los próximos meses.


Pregunta. ¿Qué parte de la buena evolución de la Bolsa de Japón se explica por la política económica?

Respuesta. Las políticas impulsadas por el Gobierno han sido muy positivas para los mercados bursátiles y financieros. Pero hay que resaltar que los beneficios de las compañías japonesas han subido mucho en el último año. Además, la mejora del gobierno corporativo ha sido un componente muy importante. Las compañías japonesas son más transparentes y muestran mucha menor oscuridad sobre sus finanzas.


Balances rebosantes de efectivo

Los máximos responsables de Goldman Sachs AM para Bolsa japonesa inciden especialmente en la buena situación que tienen los balances de las compañías niponas. “Están entre los más sanos del mundo”, explica Ichiro Kosuge. Las empresas y corporaciones han realizado un masivo desapalancamiento, lo cual les permite disponer de mayor margen para poner en marcha tres tipo de acciones que incidirán positivamente en la cotización: recompras de acciones, reparto de dividendos y operaciones corporativas.

La capacidad de las empresas de Estados Unidos para realizar estas recompras de acciones es muy inferior a las japonesas. Allí, las compañías tienen en efectivo una cantidad equivalente al 9% de su capitalización bursátil, mientras que en Japón este valor llega al 22%.

A pesar de esta ingente cantidad de liquidez, en Estados Unidos sigue habiendo muchas más recompras de acciones. Allí, este tipo de operativo representa el 3% de compras totales, mientras que en Japón es tan solo del 1%. “Creemos que este tipo de operativa va a incrementarse un 50% durante los próximos meses, sobre todo porque los múltiplos que hay detrás son muy sólidos”, apunta Kosuge.

Las fusiones y adquisiciones han crecido mucho en los últimos ejercicios, pero la abundancia de caja en los balances también puede hacer que se mantenga esta palanca de crecimiento bursátil.

P. ¿Estas políticas van a seguir empujando a la Bolsa de Japón?

R. La Bolsa se mueve sobre todo por la evolución de los ingresos y beneficios de las empresas. Creemos que los beneficios por acción seguirán yendo al alza, lo que empujará al mercado. El motor principal va a ser la buena evolución del consumo interno, más que por las exportaciones. Esto es un cambio fundamental respecto a las últimas dos décadas de deflación. Las compañías japonesas tienen hoy mucho mayor margen para aumentar el valor de sus acciones porque dispone de un colchón para realizar recompras de acciones muy superior al que tienen compañías estadounidenses o europeas.


P. ¿Qué lecciones puede sacar Europa de lo que ha vivido Japón?

R. La experiencia de Japón ha sido muchísimo más dura. El declive económico fue brutal y se prolongó durante 20 años. Desde este punto de vista, Europa tiene mucho que aprender de nuestra situación. Lo que benefició a Japón es que el sector exterior nos ayudó, mientras que ahora Europa ve como en todo el mundo hay problemas similares.


P. ¿La valoración global de Abenomics es positiva?

P. Sí. Estas medidas siguen funcionando, en su mayor parte. Ha sido muy positivo para las empresas, porque ha conseguido frenar la caída de los precios, lo que ha mejorado los ingresos. Los ingresos están subiendo gracias al consumo privado. Esto acaba por mejorar el beneficio por acción.


P. ¿Qué valores están sobreponderano en su cartera?

R. Estamos incrementando nuestra participación en Nidec, que se dedicada a la fabricación de motores para discos duros, donde llegaron a tener una cuota de mercado del 80%. Ahora está dando el salto a electrónica para la industria del automóvil. También estamos sobreponderando Keynce, dedicada a sensores aplicados a la robótica en fábricas; y también ABC- Mart, vendedor de zapatos con crecimientos en sus ventas del 10% anual.


P. ¿Qué retorno esperan de la Bolsa de Japón?

R. Teniendo en cuenta las buenas perspectivas de crecimiento de ingresos y de exportaciones, creemos que el Nikkei tiene los mimbres para crecer otro 10% para el cierre de este año.


P. ¿El bono japonés a 10 años está en negativo? ¿Qué efectos tiene?

R. Es un factor positivo de cara a la financiación de las compañías japonesas, especialmente par a las vinculadas al sector inmobiliario, y negativo para la banca. El efecto es positivo para las generaciones más jóvenes porque pueden financiar la adquisición de una vivienda.


P. ¿La política de tipos cero distorsiona la fijación de precios?

R. Si dura demasiado puede ser. Pero en el corto plazo incentiva mucho el consumo privado, la inversión empresarial y el crecimiento del país.


P. ¿Hay riesgo de creación de nuevas burbujas inmobiliarias?

R. Puede haber riesgos, pero el Banco de Japón está muy pendiente de estas señales. De momento no ha signos de que eso se haya producido. En los últimos 20 años no ha habido crecimiento de precios en el mercado inmobilIario. Ahora, vemos ligeros repuntes en algunas zonas prime, como el centro de Tokio. De hecho, los precios inmobiliarios en Japón son mucho más bajos que en Europa o en Estados Unidos.