Pasos para ser autónomo en Irlanda

El sistema irlandés te obliga a dar estos tres pasos para darte de alta como profesional por cuenta propia.

autónomos irlanda

Para ser profesional por cuenta propia en la República de Irlanda el primer paso es solicitar el Personal Public Service Number (PPSNumber). Este número de siete números y dos letras es la referencia identificativa que se necesitará para cualquier relación con los organismos públicos irlandeses. Es el mismo que solicitan cuando las personas desean acceder a prestaciones sociales, servicios públicos o a cualquier otro tipo de información relacionada.

Solicitar el PPSNumer es la primera condición, para lo cual hay que cumplir el requisito de ser residente en el país. Deberá cumplimentarse un formulario de solicitud (REG 1) que estará disponible solamente en los centros de registro, así como proporcionar una prueba de identidad. En el caso de ciudadanos de la Unión Europea será necesario presentar el pasaporte o el DNI en vigencia, así como pruebas de domicilio como algún recibo, alguna factura o algún contrato.

Una vez recibas el PPSNumber a través de una carta de notificación en el domicilio que hayas facilitado deberás pasar el segundo paso: registrarse con Revenue Office of Ireland (Agencia Tributaria Irlandesa). Esto se puede hacer a través de su servicio online (ROS). También puede registrarse presentando en una oficina local de impuestos el formulario de Inscripción TR1.

Tercer paso

Llevar registro de ingresos y gastos. La principal obligación legal al convertirte en trabajador por cuenta propia es que debes registrarse autónomo con ingresos y pagar impuestos sobre las ganancias. A efectos de declaración de impuestos tendrá que llevar un registro de ingresos y gastos del negocio. La información se deberá conservar durante seis años.

En última instancia, y ya de manera opcional, el trabajador podrá obtener un seguro de responsabilidad civil, algo no obligatorio pero muy recomendable según los expertos. Sirve para protegerte a ti y a tu negocio contra cualquier reclamación por daños accidentales causados a la propiedad o a un individuo.

Las pólizas de responsabilidad civil garantizan las posibles indemnizaciones por daños y perjuicios, derivadas su actividad profesional de la cuales seas responsable.

El objetivo de los seguros de Responsabilidad Civil es precisamente el de sustituir al asegurado (persona física o empresa) a la hora de hacerse cargo de aquellas indemnizaciones de las que éste resulte legalmente responsable frente a un tercero.

Normas