Los legisladores no ayudan con el caso TSB, filial de Sabadell

Sus críticas al CEO, Paul Pester, pueden empeorar la situación

Paul Pester, consejero delegado de TSB.
Paul Pester, consejero delegado de TSB.

La intervención en TSB –filial de Sabadell– de los legisladores británicos es inútil. Una comisión parlamentaria ha pedido que se despida al CEO, después de prolongados problemas informáticos. Eso podría empeorar la situación.

La intervención de Ni­cky Morgan, presidenta del Comité del Tesoro, no tiene precedentes. En una carta dirigida al presidente de TSB y a los reguladores, dijo que el Comité había perdido la fe en el CEO, Paul Pester. El consejo de TSB ha dicho luego que tiene “plena confianza” en Pester.

El Comité ya se había pronunciado antes sobre temas sensibles, pero nunca había pedido el despido de un ejecutivo bancario. En 2013 ni siquiera exigió el de Paul Flowers, presidente del desastroso Cooperative Bank, quien no podía recordar datos “muy básicos” sobre el banco.

Los problemas de TSB son sin duda peores que aquellos, que no perjudicaron a los clientes. El intento fallido del banco de pasar de una plataforma informática de su anterior dueño, Lloyds, a la de Sabadell, dejó sin sus cuentas a más de la mitad de sus 1,9 millones de clientes, lo que provocó que unas 1.300 personas fueran víctimas de fraude.

Sin embargo, despedir a Pester ahora sería un error. A pesar de que el fallo ocurriera bajo su supervisión, traer a otro CEO consumiría mucho tiempo y sería arriesgado. Es poco probable que TSB pueda encontrar rápidamente un buen candidato externo, o incluso uno interno que no esté contaminado por el fallo. Y, al sugerir que el puesto de Pester podría dañar al banco, Morgan corre el riesgo de agravar la situación al socavar la confianza del consejo y los clientes.

Además, la intervención ni siquiera es necesaria. El propio Pester dijo al declarar ante el comité que su puesto sería revisado una vez la crisis hubiera terminado. El Banco de Inglaterra y la Autoridad de Conducta Financiera han lanzado sus propias investigaciones. El régimen de altos directivos de Reino Unido les permite imponer multas o prohibir que Pester desempeñe en el futuro una función de alto nivel en banca.

Al pedir la cabeza de Pester tan pronto, el Comité corre el riesgo de desautorizar a los reguladores. Dada la insatisfacción general de la gente con los bancos, estas ruidosas agresiones por parte de los políticos pueden volverse más frecuentes.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas