El PP se da margen para complicar los Presupuestos que lega a Sánchez

Sugiere que recortará los fondos pactados con PNV pero no tocará el alza de pensiones

Los populares amplían el plazo para enmendar las cuentas en el Senado lo que podría revertir la mayoría simple del Congreso

El nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izquierda) saluda a su antecesor, Mariano Rajoy, durante su toma de posesión ante el Rey (al fondo).
El nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izquierda) saluda a su antecesor, Mariano Rajoy, durante su toma de posesión ante el Rey (al fondo).

El Partido Popular aprovechará su mayoría absoluta en el Senado para tratar de convertir en una manzana envenenada los Presupuestos Generales del Estado de 2018 que impulsó el Gobierno de Mariano Rajoy y que su sucesor, Pedro Sánchez, se ha comprometido a mantener vigentes. El portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, anunció ayer que su grupo opta por ampliar el plazo de tramitación de enmiendas en la Cámara Alta, que en principio se cerraba ayer a las 18.00 horas, pero que puede extenderse cinco días más. Además, el PP abogó por retrasar una semana el debate de enmiendas a la totalidad, que iba a celebrarse hoy, para forzar que sea el nuevo ministro de Hacienda que nombre Sánchez quien tenga que defender ahora unas cuentas que el PSOE criticó. 

Barreiro no escondió que el objetivo es la revancha contra el PNV, con quien pactó unas cuentas con importantes dotaciones para el País Vasco, después de que los nacionalistas vascos “hayan roto el consenso” votando a favor de la moción de censura presentada por el PSOE que el pasado viernes descabalgó a Rajoy de la presidencia del Gobierno. Barreiro sostuvo que, a su parecer el PNV ha sido desleal con los populares al retirarles su apoyo solo unos días después de comprometerse con un proyecto presupuestario de un año de duración.

Con las enmiendas que prepara el PP están en juego, fundamentalmente, los 540 millones de euros que los Presupuestos contemplan para el País Vasco. Una partida que primero fue clave para que el PNV apoyara las cuentas impulsadas por el Ejecutivo popular y cuyo mantenimiento fue condición sine qua non para apoyar luego la moción de censura de Sánchez.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ya había avanzado horas antes, en declaraciones a Telecinco, que el PP busca “mejorar” sus cuentas ahora que “el PNV ha roto la confianza” alcanzada con Rajoy. El portavoz popular avanzó, sin embargo, que los cambios no buscan modificar otros aspectos fundamentales del Presupuestos, como la subida de las pensiones.

El plazo adicional para enmendar las cuentas en el Senado es clave para el PP porque hoy reunirá al Comité Ejecutivo Nacional, presidido por Rajoy, para analizar el batacazo parlamentario de las últimas horas y diseñar su estrategia de respuesta. Será en esta cita en la que se decidirá qué enmiendas incluir en la tramitación de las cuentas en el Senado, desvelando la magnitud del golpe que se devuelve al PNV y del reto que se lega a Sánchez.

Más de la mitad de los 540 millones destinados al País Vasco están destinados a apoyar infraestructuras como las líneas de alta velocidad del tren AVE. Entre otras opciones, el PP estaría barajando repartir estas dotaciones entre diferentes comunidades autónomas para tratar de generar tensiones entre los distintos grupos que votaron la moción de censura

La mayoría arrolladora del PP en el Senado (149 de los 266 asientos) le asegura aprobar las enmiendas que desee aunque si el texto original se modifica, los cambios tendrán que ser revisados en el Congreso de los Diputados. Sánchez tendrá que esperar a ese momento para tratar de revertir la situación y mantener intactas unas cuentas a las que se opuso durante su tramitación. Necesitará alcanzar una mayoría simple en la Cámara Baja, es decir, más votos a favor que en contra, para anular los cambios introducidos en el Senado.

Un reto complejo dado que el PSOE solo cuenta con 84 diputados, frente a los 134 del PP. A partir de ahí, Ciudadanos (32 escaños) aseveró este lunes que no secundará “venganzas entre partidos” pero, dado su posicionamiento contra el cupo vasco parece poco probable que se oponga a una reducción de la dotación pactada para el PNV.

Previsiblemente, por tanto, el nuevo presidente del Gobierno deberá tratar de buscar el consenso de las variopintas fuerzas que le han hecho presidente para poder cumplir con el compromiso dado al PNV. Una amalgama de grupos con interés común en desalojar a Rajoy de La Moncloa pero que podrían evidenciar ahora la distancia que guardan en cuestión de intereses políticos y económicos. Unidos Podemos (67 diputados), el principal apoyo del PSOE en la moción de censura, se ha mostrado muy combativo con los Presupuestos y, de hecho, ha presentado una enmienda a la totalidad en el Senado, De hecho, otras cuatro fuerzas que apoyaron la moción también lo han hecho: ERC, PDeCAT, Bildu y Compromìs.

La alternativa a los nuevos Presupuestos, sin embargo, es la de prorrogar las cuentas anteriores, mucho más restrictivas, y pagar la factura política de impedir un alza de pensiones, subidas de sueldo a funcionarios públicos, entre otras medidas de gasto. De momento, el PP acaba de ganar tiempo para sembrar la discordia entre las fuerzas que lo han sacado del Gobierno. 

Sánchez estrena su agenda oficial

Ucrania. El nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estrenó este lunes su agenda oficial recibiendo en el Palacio de La Moncloa al presidente de Ucrania, Petró Poroshenko. Tras tomar posesión ante el Rey el pasado sábado sin la presencia de la Biblia o la cruz que acompañaron en ese acto a sus predecesores, Sánchez aprovechó el encuentro con su homólogo ucraniano para lanzar otro mensaje de novedad respecto a otros inquilinos de La Moncloa al mantener una charla informal en inglés con su interlocutor sin necesidad de recurrir a traductores.

Andorra. La agenda internacional del nuevo presidente continuó por la tarde del lunes, cuando Sánchez intervino en un acto organizado en Madrid para conmemorar el 25 aniversario de las relaciones diplomáticas entre España y Andorra en compañía del jefe del Ejecutivo del Principado, Antoni Martí. Al acto, que como recuerda Efe, ya estaba previsto antes del cambio de Gobierno en España que impulsó el Congreso de los Diputados el pasado viernes, también acudieron los ministros andorranos de Finanzas, Jordi Cinca, y de Economía, Competitividad e Innovación, Gilbert Saboya, mientras que Sánchez continúa diseñando la composición de su nuevo Ejecutivo con intención de anunciarlo este miércoles.

Normas