La historia de la fotografía, de la mano de Brassaï, en la Fundación Mapfre

El artista francés tuvo que dejar la ilustración cuando los diarios comenzaron a usar fotografías

La muestra se podrá visitar hasta el próximo 2 de septiembre, cuando pondrá rumbo al SFMOMA

Brassaï
Vista desde el Pont Royal hacia el Pont Solférino de Brassaï.

La historia de Gyulá Halász, conocido como Brassaï, con la fotografía fue casi accidental. El artista francés de origen húngaro comenzó su trayectoria profesional escribiendo artículos y realizando caricaturas para varios periódicos alemanes y húngaros. Sin embargo, poco a poco, los diarios comenzaron a utilizar la fotografía en lugar de las ilustraciones para acompañar las informaciones. Así, Brassaï tuvo que reinventarse e improvisar una agencia de fotografía en la que solo trabajaba él.

En los comienzos de esta disciplina, a principios del siglo XX, esta solo se valoraba por su capacidad para representar la realidad. No fue hasta 1920 cuando la nueva generación comenzó a explorar el potencial artístico de la fotografía.

Brassaï está considerado una de las principales figuras de este movimiento y la Fundación Mapfre le rinde homenaje con una exposición que se inaugura este jueves 31 de mayo en la Sala Recoletos. “Él encontró un estilo con el que estaba cómodo y lo siguió hasta el final de sus días, así que no tendría sentido hacer una exposición que mostrara su evolución a lo largo del tiempo, porque no la hubo”, reconoció el comisario de la muestra, Peter Galassi, durante la presentación de la misma.

El experto también comentó que Brassaï nunca se sintió del todo a gusto con la etiqueta de genio de la fotografía porque no se acababa de sentir seguro, ya que “estaban inventando un arte nuevo, algo que nadie había hecho antes”. El fotógrafo francés se ganó un espacio principal en la historia de esta disciplina por su estilo franco y directo a la hora de recoger la realidad, así como para su habilidad para extraer potentes imágenes icónicas de la vida cotidiana. Mientras que en sus contemporáneos buscaban crear una sensación de movilidad y espontaneidad, Brassai se decantaba por la claridad.

La serie, que se compone de más de 200 piezas, entre fotografías, dibujos, esculturas y material documental, acaba de exponerse en Barcelona y se podrá visitar en la pinacoteca madrileña hasta el próximo 2 de septiembre, fecha tras la que viajará rumbo a San Francisco para exhibirse en el SFMOMA.

Normas