Tarjetas regalo para ayudar a tu pyme a vender más

Así es como una tarjeta de regalo online puede ayudar a las pequeñas y medianas empresas a captar nuevos clientes.

tarjetas regalo pymes

Fidelizar a los clientes o a los empleados es una de las claves para cualquier comercio o pyme. La transformación digital genera que procesos habituales que tienen el objetivo de fidelizar se realicen con el mismo espíritu, pero de una manera digital. Este proceso de cambio está teniendo lugar en algo tan común como las tarjetas regalo. Un concepto 'de toda la vida' que se digitaliza para agilizar sus objetivos, de cara al cliente y de cara a las empresas.

¿Se puede utilizar una tarjeta de regalo online para aumentar las ventas? ¿Cómo se procede? Desde la compañía especializada en esta ámbito, Click&Gift explican cómo utilizar este elemento y qué retornos puede producir.

¿Qué son exactamente las tarjetas de regalo online?

Una tarjeta regalo digital funciona igual que una tarjeta regalo convencional, con la diferencia que tanto la entrega como el uso son exclusivamente a través de Internet. El receptor del regalo recibe en su email su tarjeta con un saldo precargado, que podrá usar en una selección de comercios electrónicos tal y como haría con cualquier otra tarjeta bancaria.

Con más de 30 millones de usuarios de internet en España, todo apunta que ha llegado el turno de la digitalización del regalo corporativo, igual que la transformación digital en otros ámbitos.

Para las empresas, esta alternativa empieza a coger fuerza por diferentes motivos. Por un lado, destaca su simplicidad logística: no hay entrega física, ni es necesario el almacenamiento de mercancía. En la época de la inmediatez y del “plug and play”, las tarjetas digitales son una muy buena opción. Por otro lado, ofrecen a las empresas flexibilidad y efectividad: con muy poco esfuerzo entregan un regalo que se ajusta inmediatamente a cualquier público que sepa usar internet.

¿Cómo deben utilizarse y acoplarse a la estrategia de marketing online de una pyme?

Primero, hacer una puntualización. Estamos encontrando que las empresas obtienen beneficio del uso de las tarjetas regalo digitales tanto para dirigirse a públicos externos (sus clientes) como internos (sus empleados). Los usos son diferentes, pero las ventajas aplican por igual en ambos casos.

Si hablamos de marketing online, la transformación digital está haciendo que llevemos a Internet nuestras campañas de publicidad, canales de ventas y de atención al cliente. Lo lógico es que nuestros regalos y premios sean también digitales. Por ejemplo, para una campaña de captación o fidelización de clientes, no parecería conveniente que el gancho comercial fuese una tarjeta regalo física, o un producto promocional al domicilio del usuario, que pueden tardar varios días en ser entregados. Con una tarjeta regalo digital, se ahorra en tiempos de entrega, siendo inmediata, costes y a su vez aumenta la satisfacción del usuario.

Otro de los usos más extendidos y efectivos es como herramienta de retención de clientes: a la vez que se detecta un riesgo de fuga del cliente, se puede actuar de inmediato para enviarle un regalo que modifique su conducta por un impulso positivo.

¿Qué retorno pueden llegar a producir?

El efecto más directo es el de mejorar la conversión de la venta y la fidelización. Cuando hablamos de usar un “gancho” para atraer al público, es muy importante escoger bien ese premio para acertar, pues debe ser relevante para la gran mayoría del público al que nos dirigimos y es clave en el éxito de la campaña.

Los estudios dicen que un regalo directo asociado a la compra incrementa el éxito de las campañas de captación, en mayor medida que el descuento en producto. Si bajamos el precio del producto en las primeros meses, puede provocar que el cliente identifique ese importe promocional como el precio real, afectando a la imagen del producto y la marca.

¿Con qué otras soluciones de marketing se compenetra mejor el uso de tarjetas regalo?

Cualquier herramienta promocional es perfectamente compatible con las tarjetas regalo como incentivo. Una marca que use campañas de retargeting, email marketing, redes sociales, o incluso posicionamiento web, puede sacar mucho provecho de esta herramienta de conversión, una vez captado el lead.

Lo importante es que, gracias a su versatilidad y sencillez, cualquier empresa puede poner en marcha acciones de marketing sin apenas esfuerzo ni cargas logísticas.

Según diversos estudios, en EEUU el 70% de las compañías ya han utilizado estas técnicas: ¿qué cifras de uso hay en España y Europa?

No hay datos oficiales de uso en España, ya que aquí estamos aún descubriendo este tipo de herramientas. En Europa, el país referencia es Reino Unido con una alta tasa de crecimiento en el mercado corporativo: más de 35% el año pasado ¡y llevan ya unos 10 años utilizando tarjetas regalo de manera masiva!

Según nuestra experiencia en España, ya se está produciendo el cambio: las empresas y usuarios se se están habituando a trabajar con este tipo de tarjetas regalo. En grandes empresas ya se están utilizando con mayor recurrencia, por ejemplo en empresas de seguros, bancos, gran consumo, telecomunicaciones… La tendencia es que vaya calando, cada vez con más velocidad, en las PYMES.

¿Qué necesita la pyme española para aumentar el uso de este tipo de técnicas?

En realidad tenemos todo para que se pueda extender el uso de las tarjetas regalo digitales como solución de regalo de empresa. Tanto a nivel tecnológico como operativo o de seguridad, no hay nada que nos impida disfrutar de sus ventajas. Empresas de transporte, brokers de seguros, comercios electrónicos, empresas de formación… Tenemos ejemplos de pymes que de la noche a la mañana han puesto en marcha sus acciones de captación con tarjetas regalo digitales.

Para que crezca el uso de las tarjetas regalo, lo único que necesitamos es conocer mejor estas técnicas y atrevernos a probarlas. Es una cuestión de hábito cultural. La mayoría de las empresas que han empezado a regalar tarjetas digitales han encontrado una solución completa que les ayuda a mejorar los resultados de sus acciones. Muchas de ellas repiten de campaña en campaña, yendo en línea con las necesidades de sus públicos.

Normas