La crisis política expone el fallo del euro en Italia

El presidente Sergio Matarella encarga la formación de Gobierno a un exdirectivo del FMI

La crisis política expone
el fallo del euro en Italia

La agitación política en Italia vivió ayer un nuevo episodio. El presidente, Sergio Matarella, encargó la formación de gobierno al exdirectivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) Carlo Cotarelli, después de que el pacto entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga se dinamitase en la tarde del domingo debido a que Matarella se negó a apoyar al candidato propuesto por ambos partidos, Paolo Sovona, un profesor de economía contrario a la permanencia de Italia en el euro. Cotarelli, experto en recorte de gasto público con experiencia en varios gobiernos italianos, anunció elecciones en agosto si no consiguiese formar el Ejecutivo.

La principal objeción era que Sovona, de 81 años, lideraría probablemente la tercera economía más grande de la zona euro fuera de la unión monetaria. Ahora será el exfuncionario del FMI el encargado de formar un gobierno interino antes de las probables elecciones del próximo septiembre. 5 Estrellas pidió que el presidente sea acusado mientras que la Liga quiere unas votaciones nuevas y rápidas.

Hay buenas razones para compartir las preocupaciones de Mattarella. Savona ha argumentado repetidamente que el euro es una construcción alemana diseñada para esclavizar económicamente a Europa. Los medios italianos dicen que el poco ortodoxo académico fue coautor de una presentación en 2015 que explica cómo sacar al país de la zona euro. El plan sugiere preparativos secretos para evitar la inevitable fuga de capitales, seguidos por una estrategia de “conmoción y pavor”, enfoque respaldado por Claudio Borghi, el asesor económico de la Liga, que dijo que Italia debería dictaminar sobre la salida de una sola moneda por decreto, sin celebrar un referéndum.

Aunque tanto el 5 Estrellas como la Liga comparten una postura de confrontación con la Unión Europea, su posición respecto de la moneda única es ambigua. Nuevas elecciones obligarían a los partidos radicales de Italia a dejar clara su posición e impulsar un debate más amplio sobre las consecuencias para los ahorradores y las empresas italianas de abandonar el euro. Sin embargo, con el sentimiento antieuropeísta creciendo en Italia, no queda claro en qué lado se situarán los votantes.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas