La enfermedad que reina la vida del autónomo y, sobre todo, la autónoma

Según un informe que analiza los hábitos de vida del colectivo, existen varias enfermedades que afectan al colectivo, aunque una de ellas se ceba especialmente con las autónomas de entre 35 y 44 años.

autónomos enfermedades

El 90% de las autónoomas entre 34 y 44 años están estresadas. Este altísimo porcentaje certifica que estamos ante la principal afección que sufre este colectivo, que sigue siendo muy elevado para otras franjas de edad y sexo. Así lo certifican los datos del informe “¿Cuál es el índice de vida saludable de los autónomos en España?”, realizado por DKV y la Asociación de Trabajadores Autónomos, en base a indicadores de la app 'Quiero cuidarme'.

El análisis coloca al estrés como el principal problema de salud del colectivo, que es padecido por el 63% de los trabajadores por cuenta propia masculinos, frente a un 69% de autónomas. Todo ello a pesar de que en el informe los resultados sobre la calidad del sueño son positivos. De hecho, el 82% de los individuos analizados aseguran dormir bien.

Según los datos de la aplicación, el Índice de Vida Saludable, a pesar de los alarmantes datos de estrés, es mejor en las trabajadoras autónomas. En concreto, ellas tienen 50 puntos más en este parámetro que los hombres, quienes alcanzan los 708 puntos sobre 1.000.

Actividad física

“La mayoría de los autónomos encuestados aseguran realizar algún tipo de actividad física (76%), siendo las mujeres las que hacen más ejercicio que los hombres a lo largo de su vida”, se señala en el comunicado. “Ellas prefieren realizar actividades físicas moderadas, pero de forma constante y con mayor frecuencia que los hombres (63% frente a 49%), que optan por un ritmo más intenso (25% frente a 18%)”; se añade.

En el aspecto alimenticio, se han observado mejores hábitos dietéticos en ellas, especialmente en la franja de los 45 y 54 años. El consumo de fruta y de verduras es el indicador que marca la diferencia aquí. Sin embargo, en hombres se da la estadística de que mejoran sus hábitos con la edad, pasando del 17% de consumidores de al menos dos piezas diarias de fruta en la franja de los 18 a los 24 años a más del 60% a partir de los 55 años.

Los datos obtenidos representan un avance hacia la mejora de las condiciones de salud de los autónomos, ya que hasta ahora en nuestro país apenas se disponía de información acerca de los estilos de vida de este colectivo.

Normas