Las causas de un cuatrimestre de lujo para las altas en autónomos

Las altas de autónomos registran cifras que duplican las de 2017. ¿A qué se debe?

altas autonomos

El primer cuatrimestre de este año ha registrado una cifra histórica de alta de autónomos, según datos del Ministerio de Empleo. 42.176 personas se han dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) en lo que llevamos de año. Una cifra que duplica la recogida en 2017 durante el mismo periodo (donde fueron 19.798 altas). De hecho, solo en el mes de abril se han sumado 16.453 nuevos trabajadores por cuenta propia, lo que supone un crecimiento de 548 autónomos cada día. ¿A qué se debe este espectacular cambio?

Causas del aumento de autónomos en 2018

Muchas de las medidas incorporadas en la nueva Ley de autónomos son las principales responsables de este aumento de trabajadores por cuenta propia en el primer cuatrimestre. La nueva normativa ha mejorado las condiciones de los autónomos, pero, sobre todo, algunas de ellas han sido claves para que se registre este récord histórico de altas.

La primera de ellas, la tarifa plana. Desde el 1 de enero de 2018 la tarifa plana dura 24 meses. Durante el primer año, los autónomos se pueden beneficiar de una bonificación del 80% de su base de cotización. Por lo tanto, si cotizan bajo la mínima, la cuota que deben pagar cada mes es de 50 euros durante los primeros 12 meses. Los seis meses siguientes, la bonificación se reduce al 50%, por lo que el autónomo pagará una cuota mensual de 137,97 euros. Los últimos 6 meses (hasta llegar a los 24) la bonificación es del 30%, o lo que es lo mismo, la cuota se queda en 192,79 euros al mes.

La principal diferencia con respecto a la normativa anterior es que la cuota de 50 euros solo duraba 6 meses y no 12. Esto ha hecho que muchos emprendedores decidieran retrasar su alta. Como es lógico, si alguien estaba pensando en darse de alta en autónomos en noviembre o diciembre, habrá esperado hasta 2018; momento en el que las bonificaciones son más largas. Además, antes se requería no haber estado dado de alta en el RETA en los últimos cinco años. En la actualidad, ese requisito se ha reducido a los dos años. Todo ello impulsa que los autónomos crezcan.

Altas y bajas. La nueva ley también permite darse de alta y de baja hasta 3 veces al año. Esta posibilidad facilita que los autónomos puedan trabajar por proyectos y les siga compensando, además de ser beneficioso para el sistema económico general, ya que durante las altas se cotiza, evitando así, la economía sumergida. Así, los autónomos solo pagan por los días que han trabajado y el sistema ingresa la cotización de esos días. Esta flexibilidad también ha influido en el número de incorporaciones a este Régimen.

La Federación Nacional de Trabajadores Autónomos sostiene que las medidas descritas hasta el momento son las principales impulsoras de las altas en el colectivo. Sin embargo, otras asociaciones de defensa del colectivo no están de acuerdo, y apuntan nuevas causas al crecimiento, especialmente en el último periodo del cuatrimestre.

Es el caso de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), que señala otros factores. En primer lugar, detectan una alta estacionalidad en las altas, derivada del turismo y del efecto Semana Santa. Por otro lado, pide cautela a la hora de analizar los datos de la Seguridad Social. “No podemos estimar cuántos falsos autónomos se incluyen en las nuevas altas”, asegura la María José Landaburu, secretaria general de la Unión.

Autónomos en aumento y estables

Pero además de las altas, es importante que el colectivo mantenga sus negocios. Es decir, que nos proyectos duren en el tiempo y crezcan. Porque un crecimiento sostenible es el que provoca mejoras en la economía.

En este sentido, también hay buenas noticias. Según informan desde ATA, seis de cada diez autónomos llevan más de tres años al frente de su negocio. Además del aumento de los profesionales por cuenta propia, es muy importante la consolidación de sus negocios, y la reducción de la mortalidad de éstos. El 67% de los autónomos de nuestro país tienen más de tres años de antigüedad. Y el 54,7% supera los cinco años. Tan solo el 15,3% lleva menos de un año con su negocio. Estas cifras ponen de manifiesto un colectivo estable y sólido.

Las medidas que ha traído consigo la nueva ley de trabajadores autónomos fomenta altas en el RETA, pero también favorece que estas altas sean duraderas. Es decir, que se crean nuevos negocios y empresas, y perduran en el tiempo. Esto supone que los autónomos tengan una mayor solvencia, que les permite invertir en sus proyectos, contratar empleados, aumentar el consumo, etc. En definitiva, favorecer a la mejora de la economía de nuestro país.